viernes, 16 de agosto de 2013

DIÁCONO JORGE NOVOA: LO QUE DIOS HA UNIDO NO LO SEPARE EL HOMBRE


En  aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron para ponerlo a prueba:

-¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?

El les respondió:

-¿No habéis leído que el Creador en el principio los creó hombre y mujer, y dijo: «Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne»? De modo que ya no son dos sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.
Ellos insistieron:
-¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?
El le contestó:
-Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero al principio no era así. Ahora os digo yo que si uno se divorcia de su mujer -no hablo de prostitución- y se casa con otra comete adulterio.
Los discípulos le replicaron:
-Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.
Pero él les dijo:
-No todos pueden con eso, sólo los que han recibido ese don.
Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el Reino de los Cielos. El que pueda con esto, que lo haga.

El  diálogo con los Fariseos, se inicia con una pregunta tramposa, en muchas ocasiones buscarán desacomodar a Jesús con este  tipo de maniobras. La temática es el divorcio, pero la pregunta inicial, es por la validez de los motivos. En tiempos de Jesús , la ley permitía al hombre, repudiar a su mujer por motivos totalmente banales. El texto bíblico de la ley que autorizaba a dar acta de divorcio esta en Dt 24,1: " Si un hombre se casa con una mujer, y después descubre en ella algo que no le agrada, le escribirá un acta de divorcio, se la entregará y despedirán  de su casa". Las escuelas rabínicas entendieron ese algo, una de modo totalmente flexible ( Hillel) se resumía a entender, cualquier cosa es válida, y la otra de modo más estricto ( Shammai), aceptaba que únicamente algo grave podía permitir el divorcio.

Jesús establece claramente que no hay causas que permitan el divorcio. Por qué? La institución de orden natural que es el matrimonio,ha sido elevada por Cristo  a la categoría de sacramento, y  de esta manera fue celebrado y vivido por la Iglesia Católica. Al decir de orden natural, no estamos afirmando que sea puramente humana, esta inscripta en la misma naturaleza del hombre y la mujer por el Creador.  A estos comienzos alude Cristo, al plan original de Dios, que hizo al varón exclamar en el paraíso al ver a la mujer," esta es carne de mi carne"( Gn 2,23-24). Ya no son dos,  no se refiere a una suerte de pasta nueva que se realiza mezclando a cada cónyuge, sino  que fueron creados el uno para el otro, de modo que están destinados por Dios a unirse en este sagrado vínculo. " Por esos dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne" (Gn 2,24).

Jesús habla del libro del Génesis, de lo que allí se nos ha revelado, y afirma que esta disposición divina de los orígenes no ha perdido vigencia, y no queda atada  a los cambios culturales, sino al designio divino original. Tampoco cambia o se anula debido a  la caída original, al contrario, Cristo muestra que permanece vigente. No olvidemos que el libro del Génesis incluye luego de la caída, la promesa de la redención (Gn 3,14-16), de modo que el "principio" aludido por el Señor, en este texto, incluye la obra de la redención que Él mismo consumará, como alianza eterna, entre Cristo esposo y la Iglesia su esposa. 

Lo que Dios ha  unido no lo separe el hombre. No resulta necesario explicar la afirmación de Jesús, al celebrarse válidamente el sacramento del matrimonio, el vínculo que se establece es indisoluble, para siempre.

Es cierto que culturalmente campea el divorcio, y que son pocas las voces que hablan de su tragedia, y del flagelo que supone para la sociedad. También pueden algunos creyentes, adherirse a doctrinas psicológicas ateas, pero resulta incuestionable la postura de Jesús defendida por la Iglesia. "Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre"

Hay muchos temas que quedan vinculados con este: la preparación al sacramento del matrimonio, la noción antropológica, los divorciados vueltos a casar, los separados que injustamente son víctimas de tantos malos tratos, el noviazgo cristiano, en fin,  diversos temas importantes que no modifican la enseñanza de Jesús, que volvió a invitar a los hombres de su tiempo, a no escudarse en el permiso de Moisés,  sino a vivir el designio primero.

No hay comentarios: