martes, 30 de septiembre de 2014

PAPA FRANCISCO: EL DEMONIO ODIA A LA HUMANIDAD Y QUIERE DESTRUIRLA

PAPA FRANCISCO: EVITAR LOS LAMENTOS TEATRALES

2014-09-30 Radio Vaticana
(RV).- (Con audio) También el lamento, en los momentos oscuros, se convierte en oración, pero estemos atentos a los “lamentos teatrales”. Lo subrayó el Papa en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Inspirándose en un pasaje del Libro de Job, Francisco recordó a quienes viven “grandes tragedias”, como los cristianos echados de sus casas a causa de su fe.

Job maldice el día en que ha nacido, su oración se presenta como una maldición. El Papa Francisco centró su homilía en la Primera Lectura del día, que nos muestra a Job maldiciendo su vida. Al respecto el Papa recordó que “fue puesto a prueba”. “Perdió toda su familia; perdió todos sus bienes; perdió la salud y todo su cuerpo se convirtió en una llaga, una llaga asquerosa”. En aquel momento – subrayó Francisco – “perdió la paciencia y dijo esas cosas feas”. Pero él estaba acostumbrado a hablar con la verdad y esa es la verdad que “él siente en aquel momento”. También Jeremía – destacó el Papa – “usa casi las mismas palabras: ‘¡Maldito el día en que nací!’”.

“¿Pero este hombre blasfema? Es la pregunta que hago, dijo el Pontífice. Este hombre que está solo, así, en ese momento, ¿blasfema?”.
 
“Jesús, cuando se lamenta – ‘Padre, ¡por qué me has abandonado!’ - ¿blasfema? El misterio es éste. Tantas veces yo he escuchado a personas que están viviendo situaciones difíciles, dolorosas, que han perdido tanto o se sienten solas y abandonadas y vienen a lamentarse y hacen estas preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué? Se rebelan contra Dios. Y yo digo: ‘Sigue rezando así, porque también ésta es una oración’. Era una oración cuando Jesús dijo a su Padre: ‘¡Por qué me has abandonado!’”.
Es una “oración la que hace Job aquí. Porque – evidenció el Papa – rezar es llegar a ser verdad ante Dios. Y Job no podía rezar de otro modo”. “Se reza con la realidad – añadió Francisco – la verdadera oración viene del corazón, del momento que uno vive”. “Es la oración de los momentos de oscuridad, de los momentos de la vida donde no hay esperanza, donde no se ve el horizonte”:
“Y tanta gente, tanta hoy, está en la situación de Job. Tanta gente buena, como Job, no entiende lo que le ha sucedido, porqué es así. Tantos hermanos y hermanas que no tienen esperanza. Pensemos en las tragedias, en las grandes tragedias, por ejemplo estos hermanos nuestros que por ser cristianos son echados de sus casas y pierden todo: ‘Pero, Señor, yo he creído en ti. ¿Por qué? ¿Creer en Ti es una maldición, Señor?’”.
“Pensemos en los ancianos dejados de lado – prosiguió diciendo el Papa – pensemos en los enfermos, en tanta gente sola, en los hospitales”. Para toda esta gente, y “también para nosotros cuando vamos por el camino de la oscuridad – aseguró Francisco – la Iglesia reza. ¡La Iglesia reza! Y toma sobre sí este dolor y reza”. Y nosotros, “sin enfermedades, sin hambre, sin necesidades importantes – exhortó el Pontífice – cuando tenemos un poco de oscuridad en el alma, nos creemos mártires y dejamos de rezar”. Y hay quien dice: “¡Estoy enojado con Dios, no voy más a Misa!”. “Pero, ¿por qué?” – se preguntó el Papa –. La respuesta, dijo, es “por una cosa pequeñita”. Francisco recordó que Santa Teresita del Niño Jesús, en los últimos meses de su vida, “trataba de pensar en el cielo, y sentía dentro de sí como si una voz le dijera: ‘Pero no seas tonta, no te crees fantasías. ¿Sabes qué cosa te espera? ¡Nada!’”.
 
“Tantas veces pasamos por esta situación, vivimos esta situación. Y tanta gente que cree que terminará en la nada. Y ella, Santa Teresa, rezaba y pedía fuerza para ir adelante, en la oscuridad. Esto se llama entrar en paciencia. Nuestra vida es demasiado fácil, nuestros lamentos son lamentos teatrales. Ante éstos, ante estos lamentos de tanta gente, de tantos hermanos y hermanas que están en la oscuridad, que prácticamente han perdido la memoria, la esperanza – que viven ese exilio de sí mismos, son exiliados, también de sí mismos – ¡nada! Y Jesús ha hecho este camino: de la noche al Monte de los Olivos hasta la última palabra de la Cruz: ‘Padre, ¡por qué me has abandonado!’”.
Francisco indicó por último dos “cosas” que pueden servir. “Primero: prepararse, para cuando vendrá la oscuridad”, que quizá no sea tan dura como la de Job, si bien, dijo “tendremos un tiempo de oscuridad. Preparar el corazón para aquel momento”. Y segundo: “Rezar, como reza la Iglesia, con la Iglesia por tantos hermanos y hermanas que padecen el exilio de sí mismos, en la oscuridad y en el sufrimiento, sin esperanza a la mano”. Es la “oración de la Iglesia – concluyó el Papa – por estos tantos ‘Jesús que sufren, que están por doquier”.
(María Fernanda Bernasconi – RV).

viernes, 26 de septiembre de 2014

PAPA FRANCISCO: HAY CRISTIANOS QUE VIVEN PARA APARENTAR...

MEDJUGORJE 25 DE SEPTIEMBRE

“Queridos hijos: También hoy os invito para que vosotros seáis como las estrellas, que con su resplandor dan luz y belleza a los demás, para alegrarlos. Hijos míos, sed también vosotros resplandor, hermosura, alegría y paz, y especialmente oración para todos aquellos que están lejos de mi amor y del amor de mi Hijo Jesús. Hijos míos, testimoniad vuestra fe y oración con alegría, con la alegría de la fe que está en vuestros corazones y orad por la paz que es un don precioso de Dios. Gracias por haber respondido a mi llamada”

martes, 23 de septiembre de 2014

ENCUENTROS CON JESÚS- 27 DE SEPTIEMBRE


ENCUENTROS CON JESÚS- 27 DE SEPTIEMBRE
PARROQUIA MARÍA REINA DE LA PAZ

16 hs- Santo Rosario en el jardín de la Virgen.

17 hs- Predicación Diac. Jorge Novoa
Gn 11,1-9  La torre de Babel...

No caemos en la cuenta que estamos reviviendo la misma experiencia de Babel. Es verdad que hemos multiplicado las posibilidades de comunicar, de tener informaciones, de transmitir noticias, pero ¿podemos decir que ha crecido la capacidad de entendernos o quizá, paradójicamente, cada vez nos entendemos menos? ¿No parece insinuarse entre los hombres un sentido de desconfianza, de sospecha, de temor recíproco, hasta llegar a ser peligrosos los unos para los otros? 

18 hs-Paseo con el Santísimo Sacramento

19 hs- Santa Misa
Preside Pbro Sebastián Pinazzo

Habrá confesiones a lo largo de la tarde y luego de concluida la Misa oración con imposición de manos ..

Retiro abierto y gratuito..

viernes, 12 de septiembre de 2014

VIRTUDES NATURALES, MORALES Y SOBRENATURALES

VIRTUD Es un hábito operativo que santo Tomás define como "buena cualidad de la mente, por la que se vive rectamente y de la que nadie puede servirse para el mal». La actitud o el hábito contrario es el vicio.

 En las virtudes podemos distinguir:

a) virtudes naturales. que se adquieren con la repetición constante de actos buenos, Y se dividen en intelectuales y morales;

 b) virtudes cardinales, qué son la prudencia, la justicia, la fortaleza Y la templanza;

 c) virtudes sobrenaturales, que son hábitos infusos por Dios en las facultades humanas junto con la gracia santificante que se infunde en la esencia del alma mediante el bautismo. La doctrina común pone también entre estas virtudes a las cardinales, que perfeccionan y elevan a las adquiridas por el esfuerzo humano. Sin embargo, las principales virtudes infusas siguen siendo las teologales, ya que tienen a Dios como objeto formal, mientras que las cardinales tienden a un bien finito. Las teologales son la fe, la esperanza y la caridad. Esta última es considerada como la reina de todas las demás virtudes, según afirma san Pablo (1 Cor 13). La caridad está íntimamente relacionada con la gracia santificante y se pierde con el pecado, mientras que la fe y la esperanza pueden permanecer en el pecador sin la gracia y la caridad. En el momento de la infusión de la gracia santificante se infunden también los dones del Espíritu Santo.(G. Bove)

 Bibl.: A, de Sutter, Virtud, en DE, 600-607. G, Germán Suárez, La vida teologal, Madrid 1962; J. Pieper, Las virtudes fundamentales, Rialp, Madrid 1976; Ch. Bernard, teología espiritual, Atenas, Madrid 1994, 141-171.

lunes, 8 de septiembre de 2014

SANTORAL PARA TELÉFONOS

BEATO JUAN PABLO II: LA ENEMISTAD ANUNCIADA EN EL PROTOEVANGELIO

El análisis del ´protoevangelio´ nos hace, pues, conocer, a través del anuncio y promesa contenidos en él, que Dios no abandonó al hombre al poder del pecado y de la muerte. Quiso tenderle la mano y salvarlo. Y lo hizo a su modo, a la medida de su santidad transcendente, y al mismo tiempo a la medida de una ´compasión´ tal, como podía demostrar solamente un Dios-Amor.Las mismas palabras del ´protoevangelio´ expresan esa compasión salvífica, cuando anuncia la lucha (´Establezco enemistades!´) entre aquel que representa ´las fuerzas de las tinieblas´ y Aquel que en el Génesis llama ´estirpe de la mujer´ (´su estirpe´). Es una lucha que acabará con la victoria de Cristo (´te aplastará la cabeza´). Pero ésta será la victoria obtenida al precio del sacrificio de la cruz (´cuando tú le hieras en el talón´). El ´misterio de la piedad´ disipa el ´misterio de la iniquidad´. De hecho precisamente el sacrificio de la cruz nos hace penetrar en el mismo núcleo esencial del pecado, dejándonos captar algo de su misterio tenebroso.

Nos guía de modo especial San Pablo en la Carta a los Romanos cuando escribe: ´si el pecado de uno trajo la condena a todos, también la justicia de uno traerá la salvación y la vida´ (Rom 5, 18).5. En el ´protoevangelio´ en cierto sentido Cristo es anunciado por primera vez como ´el nuevo Adán´ (Cfr. 1 Cor 15, 45). Más aún, su victoria sobre el pecado obtenida mediante la ´obediencia hasta la muerte de cruz´ (Cfr. Fil. 2,8), comportará una abundancia tal de perdón y de gracia que superará desmesuradamente el mal del primer pecado y de todos los pecados de los hombres. Escribe también San Pablo: ´Si por culpa de uno murieron todos, mucho más, gracias a un solo hombre, Jesucristo, la benevolencia y el don de Dios desbordaron sobre todo´ (Rom 5, 15).Incluso sin dejar el terreno del ´protoevangelio´, se puede descubrir que en la suerte del hombre caído (status naturae lapsae) se introduce ya la perspectiva de la futura redención (status naturae redemptae).

La primera respuesta del Señor Dios al pecado del hombre, contenida en Gen 3, no permite, pues, conocer desde el principio a Dios como infinitamente misericordioso. El, desde el primer anuncio, se manifiesta como el Dios que ´tanto amó al mundo que le dio a su Hijo unigénito´ (Jn 3, 16); que ´mandó a su hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados´ (1 Jn 4, 10); que ´no perdonó a su propio Hijo sino que lo entregó a la muerte por nosotros´ (Rom 8, 32).Tenemos así la certeza de que Dios, que en su santidad transcendente aborrece el pecado, castiga justamente al pecador, pero en su inefable misericordia al mismo tiempo lo abraza con su amor salvífico. El ´protoevangelio´ ya anuncia esta victoria salvífica del bien sobre el mal, que se manifestará en el Evangelio mediante el misterio pascual de Cristo crucificado y resucitado.
Hay que notar cómo en las palabras de Gen 3, 15 ´Establezco enemistades´, en cierto sentido se coloca en primer lugar a la mujer; ´Establezco enemistades entre ti y la mujer´. No: entre ti y el hombre, sino precisamente: entre ti y la mujer. Los comentaristas desde tiempos muy antiguos subrayan que aquí se opera un paralelismo significativo, El tentador ´la antigua serpiente´ se dirigió, según Gen. 3, 4, primero a la mujer, y a través de ella consiguió su victoria. A su vez el Señor Dios, al anunciar al Redentor, constituye a la Mujer como primera ´enemiga´ del príncipe de las tinieblas. Ella ha de ser, en cierto sentido, la primera destinataria de la definitiva Alianza, en la que las fuerzas del mal serán vencidas por el Mesías, su Hijo (´su estirpe´).

Este -repito- es un detalle especialmente significativo, si se tiene en cuenta que, en la historia de a alianza, Dios se dirige antes que nada a los hombres (Noé, Abrahán, Moisés). En este caso la precedencia parece ser de la Mujer, naturalmente por consideración a su Descendiente, Cristo. En efecto, muchísimos Padres y Doctores de la Iglesia ven en la Mujer anunciada en el ´protoevangelio´ a la Madre de Cristo, María. Ella es también la que por primera vez participa en esa victoria sobre el pecado lograda por Cristo: está, pues, libre del pecado original y de cualquier otro pecado, como en la línea de la Tradición subrayó ya el Concilio de Trento y, por lo que concierne e especialmente al pecado original, Pío IX definió solemnemente, proclamando el Dogma de la Inmaculada Concepción.

No pocos antiguos Padres´, como dice el Concilio Vaticano II (Cons. Lumen Gentium, 56), en su predicación presentan a María, Madre de Cristo, como la nueva Eva (así como Cristo es el nuevo Adán, según San Pablo). 

María toma su sitio y constituye lo opuesto de Eva, que es ´la madre de todos los vivientes´ (Gen 3, 20), pero también la causa, con Adán, de la universal caída en el pecado, mientras María es para todos ´causa salutis´ por su obediencia al cooperar con Cristo en nuestra redención (Cfr. Ireneo, Ad. Haereses, III, 22, 4).

sábado, 6 de septiembre de 2014

ENCUENTROS CON JESÚS- 13 DE SEPTIEMBRE

                                   ENCUENTROS CON JESÚS
                                         13 de septiembre 9 a 19 hs
                HIJAS DE. MARÍA AUXILIADORA- COLÓN ( LEZICA Y NIÑA)


"DOS TERESAS Y EL ÚNICO JESÚS,
DE LISIEUX A CALCUTA"

Hnas Misioneras de la Caridad
Diácono Jorge Novoa

Costo.  $100
 Desde María Reina de la Paz parte un ómnibus a las 8.30 y cuesta $100. NO FALTES POR NO TENER DINERO