miércoles, 19 de septiembre de 2012

DIÁCONO JORGE NOVOA: INCAPACES PARA RECONOCER EL MOMENTO DE DIOS


 «¿Con quién, pues, compararé a los hombres de esta generación? Y ¿a quién se parecen?Se parecen a los chiquillos que están sentados en la plaza y se gritan unos a otros diciendo: “Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonando endechas, y no habéis llorado.”«Porque ha venido Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y decís: “Demonio tiene.” Ha venido el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: “Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores.” Y la Sabiduría se ha acreditado por todos sus hijos.»


San Cirilo cuenta la siguiente tradición, que refiere a este pasaje bíblico: "Había cierto modo de entretenerse entre los hijos de los judíos. Se dividía una turba de niños en dos partes, para burlarse de las vicisitudes rápidas de la vida presente. Los unos cantaban y los otros se lamentaban. Los que lloraban no se alegraban con los que cantaban, ni los que se alegraban se conformaban con los que lloraban. Después se reprendían mutuamente y vituperaban su falta de simpatía".

El juicio de Jesús sobre su generación es realmente contundente, son niños que no aciertan a recibir la gracia que Dios dispensa para un tiempo determinado. Juan Bautista con su austeridad de vida invitaba a la conversión   y a la penitencia, los jefes religiosos desoyeron sus palabras rechazándolas  e incluso tramaron contra su vida. Estaban invitados a llorar su propios pecados y arrepentirse,  en su lugar, criticaban al Bautista y le trataban de endemoniado. Están tan ciegos,que juzgan al Bautista como endemoniado. Llaman, dice san Cirilo, poseído por  el demonio "al que mortifica la ley del pecado oculta en sus miembros".

El Bautista les parece demasiado austero y rigorista, y Jesús es condenado por oposición con él, se dice que en lugar de ayunar, come y lo hace con los que son considerados pecadores. Descalifican a los hombres de Dios, porque tienen sus corazones corrompidos, las razones que esgrime son banales. Esto es lo que ocurre con el ejemplo de los niños en las plazas.

Hoy diríamos, y de hecho lo vemos, NO LES SIRVE NADA, todas son excusas  que se proponen para no enfrentar el pecado y la necesidad de conversión.  Esto los incapacita para reconocer la gracia de Dios para cada momento de la vida, como dice la Escritura, " todo tiene su tiempo bajo el sol".

Llegó el Bautista que preparaba el camino para el Mesías, y fue rechazado, luego llegó el Mesías y fue crucificado. Para algunos, la verdad es como un juego de niños caprichosos, que no alcanzan a reconocer en la austeridad del Bautista, ni en la familiaridad y alegría de Jesús.

No hay comentarios: