martes, 19 de agosto de 2014

SAN AGUSTÍN: SOBRE LA ORACIÓN

"Cuando nuestra oración no es escuchada es porque pedimos aut mali, aut male, aut mala.

Mali, porque somos malos y no estamos bien dispuestos para la petición. Male, porque pedimos mal, con poca fe o sin perseverancia, o con poca humildad. Mala, porque pedimos cosas malas, o van a resultar, por alguna razón, no convenientes para nosotros".

La ciudad de Dios, 20, 22.

No hay comentarios: