jueves, 1 de marzo de 2012

SANTO TOMÁS DE AQUINO: LA CONTUMELIA (PECADOS DE LA LENGUA)


La contumelia entraña la deshonra de alguien, y esto puede ocurrir de dos modos.
En primer lugar, puesto que el honor es consecuencia de cierta superioridad de una persona, se deshonra a ésta al privarle de la excelencia por la que tiene ese honor, lo cual se produce ciertamente por pecados de obra, acerca de los que ya se ha tratado (q.64-66).
En segundo término, se deshonra a alguien cuando se pone en su conocimiento y en el de los demás lo que es contrario al honor de aquél, y esto pertenece propiamente a la contumelia, que se realiza por medio de algunos signos. Mas, como observa Agustín en II De doctr. christ., todos los signos, comparados con las palabras, son muy escasos, porque las palabras obtuvieron entre los hombres la primacía para expresar todas las concepciones del espíritu. Por eso se estima que la contumelia, propiamente hablando, consiste en una ofensa verbal, y de ahí que Isidoro, en el libro Etymol., diga que se llama contumelioso el que es ligero y su boca rebosa en palabras de injuria. Sin embargo, ya que también se significa algo por medio de ciertos hechos que, en lo que significan, tienen fuerza de palabras significativas, de ahí que también la contumelia, tomada en un sentido lato, se extienda asimismo, a los actos. Por eso, sobre aquel texto de Rom 1,30, hombres contumeliosos, soberbios, dice la Glosa que son contumeliosos los que de palabra u obra irrigan contumelias e insultos.

No hay comentarios: