martes, 30 de septiembre de 2008

WALTER KASPER HABLA DEL HERMANO ROGER SCHUTZ (TAIZÉ)


D. – Han pasado tres años desde el fallecimiento trágico del hermano Roger, el fundador de Taizé. Usted mismo fue a presidir sus exequias. ¿Quién era para usted?

KASPER – Su muerte me conmocionó mucho. Estaba en Colonia por la Jornada Mundial de de Juventud cuando nos enteramos del fallecimiento del hermano Roger, víctima de un acto violento. Su muerte me recordaba las palabras del profeta Isaías sobre el Servidor del Señor: «Maltratado, se humilla, no abre la boca, como un cordero llevado al matadero, como una oveja ante los que la esquilan» (Is. 53,7). Durante toda su vida, el hermano Roger siguió el camino del Cordero: por su dulzura y su humildad, por su rechazo a todo acto de grandeza, por su decisión de no hablar mal de nadie, por su deseo de llevar en su propio corazón el dolor y las esperanzas de la humanidad. Pocas personas de nuestra generación han encarnado con tanta transparencia el rostro humilde de Jesucristo. En una época turbulenta para la Iglesia y para la fe cristiana, el hermano Roger era una fuente de esperanza reconocida por muchos, incluido yo mismo. Como profesor de teología y después como Obispo de Rottenburg-Stuttgart, siempre animé a los jóvenes a pasar unos días en Taizé durante el verano. Veía cómo esa estancia cerca del hermano Roger y de la Comunidad les ayudaba a conocer mejor y a vivir la Palabra de Dios, con alegría y simplicidad. Todo esto lo sentí más cuando presidí la liturgia de su funeral en la gran iglesia de la Reconciliación en Taizé.

D. – ¿Cuál es, bajo su punto de vista, la contribución propia del hermano Roger y de la Comunidad de Taizé al ecumenismo?

KASPER. – La unidad de los cristianos era verdaderamente uno de los deseos más profundos del prior de Taizé, igual que la división de los cristianos fue para él una auténtica fuente de dolor y de tristeza. El hermano Roger era un hombre de comunión, que no llevaba bien ninguna forma de antagonismo o de rivalidad entre personas o comunidades. Cuando hablaba de la unidad de los cristianos y de sus encuentros con representantes de diferentes tradiciones cristianas, su mirada y su voz mostraban con qué intensidad de caridad y de esperanza deseaba que “todos sean uno”. La búsqueda de la unidad era para él como un hilo conductor hasta las decisiones más concretas de cada día: acoger con alegría toda acción que pueda acercar a los cristianos de tradiciones distintas, evitar toda palabra o gesto que pudiera retrasar su reconciliación. Practicaba este discernimiento con una atención que rozaba la meticulosidad. En esta búsqueda de la unidad, sin embargo, el hermano Roger no tenía prisa ni estaba nervioso. Conocía la paciencia de Dios en la historia de la salvación y la historia de la Iglesia. Nunca hubiera realizado actos inaceptables para las Iglesias, nunca hubiera invitado a los jóvenes a separarse de sus pastores. Más que el desarrollo rápido del movimiento ecuménico, buscaba su profundidad. Estaba convencido que sólo un ecumenismo alimentado por la palabra de Dios, la celebración de la Eucaristía, la oración y la contemplación sería capaz de reunir a los cristianos en la unidad deseada por Jesús. En este ámbito del ecumenismo espiritual es donde me gustaría colocar la importante contribución del hermano Roger y de la Comunidad de Taizé.

D. – El hermano Roger describió a menudo su evolución ecuménica como una « reconciliación interior de la fe de sus orígenes con el misterio de la fe católica, sin ruptura de comunión con nadie » Ese recorrido no se enmarca en las categorías habituales. Tras su muerte, la comunidad de Taizé ha desmentido los rumores de una conversión secreta al catolicismo. Esos rumores nacieron, entre otras cosas, porque se le vio comulgar a manos del Cardenal Ratzinger durante las exequias del Papa Juan Pablo II. ¿Qué le parece la afirmación según la cual el hermano Roger se habría vuelto “formalmente” católico?

KASPER. – Viniendo de una familia protestante, el hermano Roger había realizado estudios de teología y se había ordenado pastor en esta misma tradición protestante. Cuando hablaba de la «fe de sus orígenes» se refería a ese bello conjunto de catequesis, devoción, formación teológica y testimonio cristiano recibidos en la tradición protestante. Compartía ese patrimonio con todos sus hermanos y hermanas de adhesión protestante, con los que siempre se ha sentido profundamente unido. Desde sus primeros años de pastor, sin embargo, el hermano Roger buscó igualmente alimentar su fe y su vida espiritual con las fuentes de otras tradiciones cristianas, cruzando así ciertos límites confesionales. Decía ya mucho de esta búsqueda su deseo de seguir una vocación monástica y fundar, con esta intención, una nueva comunidad monástica con Cristianos de la Reforma.

A lo largo de los años, la fe del prior de Taizé se fue enriqueciendo progresivamente del patrimonio de fe de la Iglesia Católica. Según su propio testimonio, entendía algunos aspectos de la fe mediante el misterio de la fe católica, como el papel de la Virgen María en la historia de la salvación, la presencia real de Cristo en los dones eucarísticos y el ministerio apostólico en la Iglesia, incluido el ministerio de unidad ejercido por el Obispo de Roma. Como respuesta, la Iglesia Católica había aceptado que comulgara en la eucaristía, como hacía cada mañana en la gran iglesia de Taizé. Igualmente, el hermano Roger recibió la comunión en múltiples ocasiones de manos del Papa Juan Pablo II, al que le unía una amistad desde los tiempos del Concilio Vaticano II, y que conocía bien su evolución en la fe católica. En este sentido no había nada secreto o escondido en la actitud de la Iglesia Católica, ni en Taizé ni en Roma. En el momento de los funerales del Papa Juan Pablo II, el Cardenal Ratzinger no hizo más que repetir lo que ya se hacía antes en la Basílica de San Pedro en la época del difunto Papa. No había nada nuevo o premeditado en el gesto del Cardenal.

En una alocución al Papa Juan Pablo II, en la Basílica de San Pedro, durante el Encuentro Europeo de Jóvenes en Roma de 1980, el prior de Taizé describió su propia evolución y su identidad de cristiano con estas palabras: «Encontré mi propia identidad cristiana reconciliando en mi mismo la fe de mis orígenes con el misterio de la fe católica, sin ruptura de comunión con nadie». En efecto, el hermano Roger nunca había querido romper con «nadie», por razones que estaban esencialmente ligadas a su propio deseo de unión y a la vocación ecuménica de la Comunidad de Taizé. Por esta razón, prefería no utilizar ciertos términos como «conversión» o adhesión «formal» para calificar su comunión con la Iglesia Católica. En su conciencia, había entrado en el misterio de la fe católica como alguien que crece, sin deber «abandonar» o «romper» con lo que había recibido o vivido antes. Se podría hablar mucho del sentido de ciertos términos teológicos o canónicos. Sin embargo, por respeto a la evolución en la fe del hermano Roger, sería preferible no aplicar a su persona categorías que él mismo juzgaba inapropiadas para su experiencia y que además la Iglesia Católica no ha querido nunca imponerle. Incluso en esto, las palabras del propio hermano Roger deberían bastarnos.

D. – ¿Ve usted vínculos entre la vocación ecuménica de Taizé y el peregrinaje de decenas de miles de jóvenes a ese pequeño pueblo de Borgoña? En su opinión, ¿son los jóvenes sensibles a la unidad visible de los cristianos?

KASPER.
– En mi opinión, el hecho de que cada año miles de jóvenes encuentren todavía el camino a la pequeña colina de Taizé es verdaderamente un don del Espíritu Santo a la Iglesia de hoy. Para muchos de ellos, Taizé representa el primer y principal lugar donde pueden encontrar jóvenes de otras Iglesias y Comunidades eclesiales. Me siento feliz de ver que los jóvenes que llenan cada verano las tiendas y las carpas de Taizé vienen de distintos países de Europa occidental y oriental, algunos de otros continentes, que pertenecen a diferentes comunidades de tradición protestante, católica u ortodoxa y que vienen a menudo acompañados por sus propios sacerdotes o pastores. Muchos de los jóvenes que llegan a Taizé vienen de países que han conocido la guerra civil o violentos conflictos internos, con frecuencia en un pasado todavía reciente. Otros vienen de regiones que han sufrido durante varias décadas el yugo de una ideología materialista. Además hay otros, quizá la mayoría, que viven en sociedades profundamente marcadas por la secularización y la indiferencia religiosa. En Taizé, durante los momentos de oración y de reflexión bíblica, redescubren el don de comunión y de amistad que solamente el Evangelio de Jesucristo puede ofrecer. Escuchando la Palabra de Dios, descubren también la riqueza única que les fue dada por el sacramento del bautismo. Sí, creo que muchos jóvenes se dan cuenta del verdadero desafío de la unidad de los cristianos. Saben cuánto puede pesar todavía la carga de las divisiones sobre el testimonio de los cristianos y sobre la construcción de una nueva sociedad. En Taizé encuentran una «parábola de comunidad» que ayuda a superar las fracturas del pasado y a mirar un futuro de comunión y de amistad. De vuelta a casa, esta experiencia les ayuda a crear grupos de oración y de encuentro en su propio contexto de vida, para alimentar ese deseo de unidad.

D. – Antes de presidir el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, ha sido Obispo de Rottenburg-Stuttgart y, como tal, acogió en 1996 un Encuentro Europeo de Jóvenes organizado por la Comunidad de Taizé. ¿Qué aportan estos encuentros de jóvenes a la vida de las Iglesias?

KASPER. – Ese encuentro fue, efectivamente, un momento de gran alegría y profundidad espiritual para la Diócesis y sobre todo para las parroquias que acogieron a los jóvenes provenientes de diferentes países. Estos encuentros me parecen tremendamente importantes para la vida de la Iglesia. Muchos jóvenes, como le decía, viven en sociedades secularizadas. Les resulta difícil encontrar compañeros de camino en la fe y la vida cristiana. Son pocos los espacios para profundizar y celebrar la fe, con alegría y serenidad. Las Iglesias locales tienen a veces dificultades para acompañarles adecuadamente en su crecimiento espiritual. Por ello, los grandes encuentros como los organizados por la Comunidad de Taizé responden a una verdadera necesidad pastoral. Es cierto que la vida cristiana tiene necesidad de silencio y de soledad, como decía Jesús «Cierra la puerta y dirige la oración a tu Padre, que habita en lo secreto» (Mt 6,6). Pero también tiene necesidad de compartir, de encuentro, de intercambio. La vida cristiana no se vive en aislamiento, al contrario. A través del bautismo, pertenecemos al mismo y único cuerpo de Cristo resucitado. El Espíritu es el alma y el aliento que anima ese cuerpo, que le hace crecer en santidad. Por otra parte, los Evangelios hablan con frecuencia de una gran multitud que venía, a menudo, desde muy lejos para ver y escuchar a Jesús y para ser curados por él. Hoy los grandes encuentros se inscriben en esta misma dinámica. Permiten a los jóvenes comprender mejor el misterio de la Iglesia como comunión, escuchar juntos la palabra de Jesús y confiar en él.

D. – El Papa Juan XXIII denominó a Taizé como una «pequeña primavera». Por su parte, el hermano Roger decía que el Papa Juan XXIII era el hombre que más le había marcado. En su opinión, ¿por qué el Papa que tuvo la intuición del Concilio Vaticano II y el fundador de Taizé se apreciaban tanto?

KASPER. – Cada vez que me encontraba con el hermano Roger, me hablaba mucho de su amistad con el Papa Juan XXIII primero, y después con el Papa Pablo VI y el Papa Juan Pablo II. Me contaba, siempre con gratitud y con una gran alegría, los numerosos encuentros y conversaciones que había tenido con ellos a lo largo de los años. Por un lado, el prior de Taizé se sentía muy cercano de los Obispos de Roma en su preocupación por conducir la Iglesia de Cristo por las vías de la renovación espiritual, de la unidad de los cristianos, del servicio a los pobres, del testimonio del Evangelio. Por el otro, se sentía profundamente comprendido y apoyado por ellos en su propio desarrollo espiritual y en la orientación que tomaba la joven Comunidad de Taizé. La conciencia de actuar en armonía con el pensamiento del Obispo de Roma era para él como una brújula en todas sus acciones. Nunca hubiera tomado una iniciativa que supiera que sería contraria al criterio o a la voluntad del Obispo de Roma. Además, la misma relación de confianza continúa hoy con el Papa Benedicto XVI que pronunció palabras muy emotivas por la muerte del fundador de Taizé, y que recibe cada año al hermano Alois en audiencia privada. ¿De donde venía esa estima recíproca entre el hermano Roger y los Obispos sucesivos de Roma? Sin duda, tiene su raíz en lo humano, en las ricas personalidades de estos hombres. En definitiva, diría que viene del Espíritu Santo que es coherente en lo que inspira en el mismo momento a diferentes personas, por el bien de la Iglesia única de Cristo. Cuando habla el Espíritu Santo, todos comprenden el mismo mensaje, cada uno en su propia lengua. El verdadero artesano de la comprensión y de la fraternidad entre discípulos de Cristo es él, el Espíritu de comunión.

D. – Usted conoce bien al hermano Alois, el sucesor del hermano Roger. ¿Cómo ve el futuro de la comunidad de Taizé?

KASPER. – Aunque nos habíamos encontrado anteriormente, fue sobre todo después de la muerte del hermano Roger que he aprendido a conocer mejor al hermano Alois. Unos años antes, el hermano Roger me había confiado que todo estaba previsto para su sucesión el día que fuera necesario. Él estaba feliz con la perspectiva de que el hermano Alois tomara el relevo. ¿Quién habría podido imaginar que esta sucesión iba a tener que hacerse en una sola noche, tras un inconcebible acto de violencia? Lo que me sorprende desde entonces es la absoluta continuidad en la vida de la Comunidad de Taizé y en la acogida a los jóvenes. La liturgia, la oración y la hospitalidad continúan con el mismo espíritu, como un canto que nunca se ha interrumpido. Lo que dice mucho, no solamente de la persona del nuevo prior sino también, y sobre todo, de la madurez humana y espiritual de toda la Comunidad de Taizé. La que ha heredado el carisma del hermano Roger es la Comunidad en su conjunto, que sigue viviéndolo e irradiándolo. Conociendo a las personas, tengo plena confianza en el futuro de la Comunidad de Taizé y en su compromiso con la unidad de los cristianos. Esta confianza me viene igualmente del Espíritu Santo, que no suscita carismas para abandonarlos a la primera ocasión. El Espíritu de Dios, que es siempre nuevo, trabaja en la continuidad de una vocación y de una misión. Él es el que va a ayudar a la Comunidad a desarrollar su vocación, en fidelidad al ejemplo que el hermano Roger le dejó. Las generaciones pasan, el carisma permanece, porque es don y obra del Espíritu. Me gustaría terminar repitiendo al hermano Alois y a toda la Comunidad de Taizé mi gran estima por su amistad, su vida de oración y su deseo de unidad. Gracias a ellos, el dulce rostro del hermano Roger nos sigue siendo familiar.

ALBERT VANHOYE SI: LA SAGRADA ESCRITURA ES ESENCIAL PARA CONOCER A CRISTO (II)

--El Sínodo se ocupará también del tema de la predicación de la Palabra de Dios, sobre todo en la liturgia. Según su experiencia, ¿cuáles son los elementos esenciales a tener en cuenta en las homilías?

--Cardenal Vanhoye: Las homilías deben ser fruto de la Lectio Divina, cuya práctica puede variar, pero las homilías deben verdaderamente dar a los fieles un contacto concreto con la Palabra de Dios, por tanto explicar bien claramente su alcance inmediato y luego seguir con la aplicación a la vida. Una homilía no puede nunca ser sólo teórica. Debe tener una fuerza penetrante en la vida. Por tanto, hay que partir bien del texto y luego aplicarlo a la vida espiritual.

Hay que decir que, para la predicación, es útil también usar los ejemplos de los santos. Porque los santos ayudan a la gente a acoger algunos aspectos de los textos bíblicos que podrían quedar un poco lejanos. Los santos, en cambio, ponen los textos bíblicos más al alcance de los fieles.

Está claro que el espíritu de infancia espiritual, por ejemplo, que pide Jesús en los Evangelios -"Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos (Mat 18, 3)"--, lo comprende mejor la gente si toma a santa Teresa del Niño Jesús como modelo. O, por lo que se refiere a la caridad hacia los pobres, la madre Teresa de Calcuta es un ejemplo que estimula a la gente a comprender que verdaderamente la caridad se dirige a los más necesitados, que no podemos estar unidos a Cristo si no estamos abiertos a esta caridad.

Por otra parte, la madre Teresa puso muy bien en conexión la oración, la unión con Cristo y la caridad. Su vida estaba alimentada por una oración muy profunda, una vida espiritual exigente, a veces incluso dolorosa. Por tanto, los ejemplos son útiles pero deben usarse unidos a los textos bíblicos porque los santos lo son para dar testimonio de esos textos.

--El Sínodo está suscitando y suscitará un renovado interés por la Biblia. ¿Qué itinerario sugeriría a un fiel que quiere conocer mejor la Palabra de Dios?
--Cardenal Vanhoye:
Para un cristiano, está claro que debe empezar por el Evangelio. Tomar un Evangelio, profundizar en él con la meditación, la oración, aplicarlo a la propia vida. Esto es lo primero y esencial.

Pero el Evangelio mismo remite al Antiguo Testamento. Jesús es el mesías prometido. Por tanto, es útil leer los textos proféticos, especialmente los que son mesiánicos. Los salmos son útiles para la oración pero hay que decir que no siempre tienen el espíritu evangélico. Por tanto, hay que hacer una distinción. Algunos salmos llenos de imprecaciones contra los enemigos están muy lejos del precepto de Jesús de amar a los enemigos y de rezar por ellos. Está claro que un fiel necesita ayudas que le presenten los textos y los pongan al alcance de su inteligencia, de su capacidad de comprender y vivir.

Luego, en los Evangelios naturalmente hay una diferencia entre los sinópticos y el Evangelio de Juan. El Evangelio más interesante a primera vista para un fiel es el de Marcos, que es muy vivaz, cuenta los milagros de modo detallado, etc. El Evangelio de Mateo nos da una enseñanza más rica y, por tanto, hay que volver siempre a él para estar llenos de espíritu evangélico. Por otra parte, el Evangelio de Juan ahonda la fe de modo maravilloso. Hay que meditar verdaderamente el Evangelio de Juan, acogerlo con espíritu de fe y de amor por el Señor.

También Lucas es muy interesante. Es el Evangelio del discípulo. Sería posible empezar también con el Evangelio de Lucas que se interesa más en la relación del discípulo con el Señor Jesús. Los grandes discursos de Mateo, en el Evangelio de Lucas, están divididos. Las bienaventuranzas, en lugar de estar expresadas en tercera persona, se dirigen directamente a los discípulos: "Bienaventurados vosotros los pobres...". Este es un ejemplo. Lucas se relaciona con Jesús de una manera muy delicada, especialmente en el relato de la Pasión. Allí se ve muy bien su amor delicado por el Señor; por el modo en que atenúa las cosas más crueles, más ofensivas.

--Los salmos pueden parecer a los jóvenes sacerdotes un poco lejanos de su realidad concreta. ¿Qué consejo podría darles para obtener mayor provecho de la oración de la Liturgia de las Horas?
--Cardenal Vanhoye:
Aconsejaría buscar un comentario apropiado, es decir en profundidad, no sólo filológico o histórico-crítico, sino un comentario que destaque el contenido espiritual de los salmos. Porque está claro que los salmos contienen una riqueza maravillosa desde el punto de vista espiritual: el sentido de adoración, de confianza en Dios, de unión con Dios en la oración, en la vida. Hay en los salmos aspiraciones espirituales muy bellas y muy fuertes.

Por otra parte, San Ambrosio decía que el salterio es como el resumen de todo el Antiguo Testamento porque hay también salmos históricos, sapienciales, de acogida de la ley del Señor, etc.

Tras el Concilio, se ha facilitado la aplicación de los salmos a la vida cristiana con la omisión de las cosas más lejanas al Evangelio. Algo necesario, me parece, porque un cristiano, por ejemplo, no puede desear que los hijos de sus perseguidores sean aplastados, como dice el salmo de los exiliados. Este salmo expresa un afecto muy profundo y tierno por Jerusalén pero acaba con un augurio muy cruel contra los enemigos. Me parece oportuno y útil, desde el punto de vista de la palabra de Dios, omitir cosas que han sido corregidas por Jesús.

--El Sínodo se ocupará también de la Sagrada Escritura en el contexto del ecumenismo. ¿Usted ha tenido alguna experiencia de trabajo, estudio, oración en este campo?
--Cardenal Vanhoye:
Colaboré en la traducción ecuménica francesa, un proyecto suscitado por el Concilio muy fecundo desde el punto de vista ecuménico. Se ha constatado que la Biblia es verdaderamente un terreno de unidad. Naturalmente, hay textos bíblicos que han dado motivo a diferencias de opinión muy fuertes. Pero tenemos muchas cosas en común y debemos aprovecharlas.

El Sínodo tendrá también este aspecto de apertura ecuménica. Está claro que si el protestante sigue el ‘Sola Scriptura' de Lutero no está en la corriente de la Tradición. Hay una dificultad. Pero, por otra parte, los católicos tenían tendencia a no meditar mucho la Biblia y estar más atentos a los dogmas y las devociones. Por tanto, la atención dada a la Palabra de Dios escrita es ciertamente un lazo muy fuerte que nos acerca unos a otros en una acogida común.

--Usted ha conocido y enseñado a muchos exegetas. ¿Cómo es posible evitar que la Biblia se convierta en un mero objeto de estudio, separado de la propia vida espiritual, del que se pueden extraer conclusiones que pueden poner en duda las verdades de la fe?
--Cardenal Vanhoye:
Me parece que el remedio principal es la meditación de los textos bíblicos, con una actitud de fe y de oración. Los exegetas no se pueden contentar con estudiar los textos. Deben meditarlos en un ambiente de búsqueda del Señor y de unión con El, y conscientes siempre de que sólo Cristo da toda la riqueza de la Escritura inspirada; que es El quien abre plenamente nuestras mentes a la inteligencia de la Escritura, como dice el Evangelio de Lucas al final.

Por tanto, el remedio es, diría, la oración, entendida como meditación que busca la unión con el Señor, la acogida de su luz, la acogida de su amor. Sólo esto puede preservar del peligro de una actitud racionalista y esterilizadora, que puede convertirse en un obstáculo para la vida de los fieles.

--¿Cuáles son sus expectativas sobre el Sínodo? ¿Tendrá alguna influencia también en los estudios bíblicos?
--Cardenal Vanhoye:
No estoy seguro de que el Sínodo pueda influir mucho en los estudios exegéticos en el sentido de que tenga una perspectiva pastoral. Es una perspectiva que ciertamente entra también en la explicación de los textos bíblicos, pero la exégesis es una investigación científica en profundidad, desde un punto de vista que no es directamente pastoral. Del Sínodo podemos seguramente esperar indicaciones muy fecundas para un mayor conocimiento de la Biblia, una mayor acogida de la Biblia en la vida de las comunidades cristianas y en la vida espiritual de las personas.

Por otra parte, hay también un interés ecuménico, que está directamente expresado en el ‘Instrumentum laboris'. Se puede esperar un acercamiento aún mayor de las diversas confesiones cristianas, gracias a esta acogida de la Palabra de Dios escrita.

El ‘Instrumentum laboris' deja entender que el Sínodo se interesará especialmente por la Palabra de Dios escrita, aunque amplíe su perspectiva. Dice que la Palabra de Dios es Cristo y, por tanto, dice que el fin del Sínodo es dar a conocer mejor a Cristo. Esto me parece verdad como fin último pero el fin más directo será evidentemente atraer la atención sobre la necesidad de un contacto más fuerte y más profundo de todos los componentes de la Iglesia con la Palabra de Dios escrita.

Naturalmente, la Palabra escrita debe volver a ser viva, y no un texto muerto; y para que vuelva a ser viva tiene que inscribirse en la corriente viva de la Tradición, y también de la predicación y de la vida de la Iglesia.

(FUENTE: ZENIT)Por Lucas Teixeira L.C., traducido del italiano por Nieves San Martín

viernes, 26 de septiembre de 2008

PADRES DE TERESA DE LISIEUX: NUEVOS BEATOS

Los padres de santa Teresita del Niño Jesús, Louis y Zélie Martin, serán beatificados en Lisieux, el 19 de octubre de 2008, durante el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND).

La noticia fue anunciada oficialmente por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal José Saraiva Martins, este sábado 12 de julio, en Alençon (Francia)

Luis Martin nació en Burdeos el 22 de agosto de 1823, hijo de un capitán cristiano que se retiró a Alençon con su familia. Zélie Guerin nació el 23 de diciembre de 1831 en una familia cristiana de Normandía. Su padre también era militar y decidió retirarse en Alençon con su familia, compuesta por dos hijas y un hijo.Los dos eran muy piadosos y pensaron en su juventud dedicarse a la vida religiosa, pero el Señor los tenía destinados a una empresa diferente: fundar una familia cristiana, un hogar donde los hijos iban a ser recibidos como un don y educados cristianamente con la idea de ir al cielo.

Los padres de Santa Teresa de Lisieux perdieron a cuatro de sus nueve hijos cuando aún eran niños. Tal vez por eso, para muchos resulta un gesto de Dios que el milagro que permitirá su beatificación como esposos sea la curación de un recién nacido italiano que presentaba un mortal problema congénito.

El niño del milagro es Pietro Schiliro, nacido en Milán el 25 de mayo de 2002. Pietro es el quinto hijo de Walter y Adele Schiliro. Tras el parto presentó graves dificultades para respirar, que obligaron a los médicos a practicar terapias de reanimación. El niño presentó, según el parte médico, una “malformación congénita caracterizada por una grave subversión de estructura pulmonar“. En la práctica el pequeño Pietro era incapaz de respirar y según la ciencia, nunca podría hacerlo.

Los médicos desahuciaron al niño y ante su inminente muerte, los bautizaron el 3 de junio de ese año. Ese día, por sugerencia del sacerdote carmelita Antonio Sangalli, Walter y Adele comenzaron una novena a los padres de Santa Teresa, invitaron a amigos y conocidos a sumarse a esta oración.

Con el correr de los días muchas personas se sumaron a la cruzada de oración por Pietro. El 29 de junio, cuando Walter y Adele llegaron al hospital en Monza preparados para el desenlace, los médicos les informaron que Pietro estaba mejorando. En unos días se curó por completo y el 27 de julio regresó a casa.

Los futuros beatos

Louis y Zelie se casaron el 13 de julio de 1858. Tuvieron nueve hijos, cuatro murieron muy niños y cinco abrazaron la vida religiosa. Su hija Santa Teresa del Niño Jesús, carmelita descalza, fue proclamada Doctora de la Iglesia por el Papa Juan Pablo II en 1997.

Zelie Guérin falleció en Alençon en 1877, a la edad de 46 años por un probable cáncer. Louis Martin murió a los 71 años en 1894 en el castillo de La Musse, tras vivir siete años con una severa parálisis. Al publicarse la correspondencia de los esposos Martin se descubrió su testimonio de vida cristiana.

En 1957 comenzaron por separado las averiguaciones para su proceso de beatificación. El 13 de octubre de 1958 sus restos mortales se depositaron en una tumba conjunta detrás de la basílica de Lisieux, al aire libre en el recinto del vía crucis.

Los esposos podrían ser el segundo matrimonio en ser beatificado simultáneamente. El primer caso fue el de Luigi y Maria Beltrame Quattrochi, beatificados en octubre de 2001

(FUENTES: http://lisieuxbeatificacion.blogspot.com/ ; http:// moralyluces.wordpress.com/2008/07/04/milagro-de-padres-de-santa-teresa-de-lisieux

jueves, 25 de septiembre de 2008

PBRO. DR. RICARDO RAMOS: SAGRADA FAMILIA (Montevideo-Uruguay)

El padre Ricardo Ramos, doctor en Teología y docente de historia de arte sacro, en la Facultad de Teología del Uruguay, trabaja desde hace varios años pintando su parroquia... El resto lo dejamos a tu capacidad de contemplación...











miércoles, 24 de septiembre de 2008

RESCATAN DE UN RÍO IMAGEN DE LA VIRGEN DE LOURDES

Ocho pescadores en el río Mekong, Camboya, rescataron con sus redes una imagen de Nuestra Señora de Lourdes, de un metro y medio y 160 kilos, que había sido arrojada a su cauce hace 33 años, bajo el régimen comunista. Pobladores de la zona la han rebautizado como Nuestra Señora del Mekong.

Una vez recuperada la imagen, explica el diario L'Osservatore Romano, los pescadores, que desconocían el valor de la misma, la vendieron por "siete dólares americanos a los habitantes del pueblo vecino, que pensaban utilizar el material para sus casas. Sin embargo algunos cristianos en el lugar, reconocieron que se trataba de una imagen de Nuestra Señora de Lourdes y le explicaron a los lugareños la importancia del hallazgo".

"Los habitantes, entendiendo que lo que tenían entre manos era una imagen sacra, la han cedido, a cambio de siete sacos de arroz, a la parroquia de Areaksat conocida como Nuestra Señora de la Paz", explica el diario.

Finalmente la estatua fue devuelta a la comunidad cristiana, en ocasión de una solemne procesión, y se han realizado algunas celebraciones. Cada día en este mes de mayo consagrado a la Virgen, los fieles se están reuniendo en la mencionada iglesia para llevarle a la Madre flores y ofrendas.
(FUENTA:ACI )

martes, 23 de septiembre de 2008

OBISPOS URUGUAYOS "VISITA AD LIMINA"



Del 22 al 27 de setiembre, los Obispos uruguayos realizarán su visita al Papa y a sus colaboradores más próximos en la guía de la Iglesia.La visita “ad limina” que se realiza obligatoriamente cada 5 años (la última fue en setiembre de 2001, posponiéndose en esta oportunidad debido a las circunstancias del fallecimiento del Papa Juan Pablo II y la designación como actual Pontífice a Benedicto XVI), tiene por objetivos:

En primer término los obispos van hacia el lugar de la memoria. La ciudad de Roma, donde grandes testigos de la Fe, como Pedro y Pablo, predicaron y derramaron su sangre, recibirá a los obispos que se recogerán en oración ante los lugares que guardan sus restos. El Encuentro con el Papa, para reafirmar la comunión con el sucesor de Pedro. Este encuentro quiere ser un signo de unidad de toda la Iglesia, que es una y al mismo tiempo está dispersa por todo el mundo.

En el marco de la visita, los obispos sostendrán diversos encuentros con los representantes de las distintas oficinas del Vaticano, llamadas “congregaciones” o “consejos”, las que se encargan de las diferentes acciones de la Iglesia.En las reuniones con el Papa y sus colaboradores más próximos, los obispos informan de la situación de la Iglesia en el país, sus iniciativas y sus problemas. Al mismo tiempo, cada obispo recibe las preocupaciones del Sumo Pontífice en su servicio de gobierno de la Iglesia universal así como orientaciones que los alentarán en la tarea de anunciar la Fe en la actual coyuntura.Participan de esta visita 14 obispos: los obispos de las 10 diócesis del país, más los auxiliares (de Salto y Canelones) y los eméritos (de Melo y Florida).

martes, 16 de septiembre de 2008

BRIAN KOLODIEJCHUK: LIBRO CON CARTAS DE MADRE TERESA

¿De dónde surge la polémica suscitada?
Padre Misionero de la Caridad, Brian Kolodiejchuk (=BJ): Todo comenzó con una entrevista que me hicieron en The Times, que para ser sinceros era correcta. El problema llegó cuando otros medios en busca de titulares y no de contenidos verdaderos, descontextualizaron frases con el objetivo de vender diciendo que la Madre Teresa no tenía fe.


¿Cuál es la historia de estas cartas?
(BJ): Sabíamos que existían y las hemos ido recopilando a raíz de la causa de beatificación. Son las cartas que Madre Teresa envió al arzobispo de Calcuta y también al padre Picachy, un jesuita que era su director espiritual, que más tarde fue arzobispo y cardenal de Calcuta. En el libro se puede realizar una lectura guiada de las cartas y profundizar en la verdad de lo que la Madre Teresa contaba.

¿Qué descubrimos de Teresa de Calcuta gracias a las cartas?
(BJ): El libro trata tres aspectos escondidos de la vida interior de Madre Teresa. En primer lugar el aspecto del voto privado que ella hizo de que nunca rechazaría nada a Dios. El segundo es que todos sabemos de la vocación de Madre Teresa pero en las cartas ella da detalles del por qué de esa vocación, de cuándo Dios le pidió hacer lo que hacía. Y en tercer lugar está el tema de la oscuridad, su experiencia de oscuridad. Todos estos aspectos de la vida interior de Madre Teresa están relacionados y unos nos hacen entender los otros. No se pueden ver por separado.

¿Cree usted que madre Teresa vivió una crisis de fe?

(BJ): Eso lo dicen los que o no la conocieron o no tienen una experiencia de fe. Lo que Madre Teresa vivió no fue una crisis de fe, sino pruebas de fe. En el nivel del sentimiento sentía soledad, oscuridad pero siempre estaba la promesa que le había hecho a Dios y la vocación que había recibido, así es como ella vivió su fe.

En su relación personal con ella, ¿percibió que pasaba por pruebas en alguna ocasión?
(BJ): Sí. Ella decía que Jesús le dijo que tendría que llevar este sufrimiento en su corazón. Comentaba que había vivido la noche oscura ya cuando estaba con las irlandesas y la había vivido como preparación necesaria para su unión íntima, mística y transformadora con Jesús. Pero como otros santos después de la unión también sintió la oscuridad pero ya no como preparación sino como forma de compartir el dolor de Cristo.

¿Para ella el sufrimiento llevaba a Dios?
(BJ): Para muchos que oyen o leen esos titulares de los que hemos hablado, que Madre Teresa viviera pruebas de fe, supone que eso la empequeñece como Santa, para mi esto no hace más que engrandecerla. No era santa por lo que hacía, muchas personas ayudan a los demás. El distintivo de su santidad es que trabajaba por la salvación y la santificación de los más pobres compartiendo la cruz de Jesús. Y cuando se lee cómo vivía esta cruz se la puede ver como una gran mística, una de las más grandes, una santa muy heróica. Concidió una vez en un hospital con una mujer que se quejaba por que sufría mucho y Madre Teresa le comentó admirada “¡Estás tan cerca de Jesús que casi te puede besar!”.

¿Cree usted que esto es fácil de entender en la sociedad de hoy?
(BJ): Visto está que no. Para ella cuanto más sufría más cerca estaba de Dios. En la sociedad se huye de la cruz y el sufrimiento porque dicen que no tienen sentido pero en unión con Cristo se viven como símbolo del amor. Muchos creyentes también se han escandalizado también con los titulares. No debería ser así, todavía nos falta mucha formación en la vida espiritual. En América la mayoría no tienen idea de lo que es la vocación de un santo o de que pasan pruebas. Aquí en España es más normal, se conocen la vida de San Agustín u otros santos. Espero que con el libro esto cambie.

¿Cómo era la experiencia de Dios de Madre Teresa?
(BJ): Su experiencia personal fue siempre privada y era debido a dos hechos principalmente. Ella creció y venía de un país donde las cosas personales son privadas, y por otro lado también pensaba que si contaba mucho, la gente se fijaría más en ella y no en lo que Dios hacía a través de ella. Por eso cuando le decían Madre Teresa qué cosas más maravillosas hace, ella respondía “Es Obra de Dios. No soy más que un lápiz de Dios”. Por su sencillez escondía la profundidad de su Santidad.

¿Se veía en algun momento como santa?
(BJ): Ella dijo una vez una frase que se lee al comienzo del libro: “Si alguna vez soy santa, seré una santa de la ‘oscuridad’. Continuamente estaré ausente del Cielo para iluminar y llevar a la luz a aquellos que viven en la oscuridad en la tierra”. Con esto nos quería indicar que su postulado no acababa con la muerte y que trabajaría siempre por iluminar y dar luz.

¿Cómo se debe entender esta oscuridad de la que habla?
(BJ): Es la oscuridad de no creer y aun más la de no sentirse amados, la de aquellos que sienten la soledad. Ella decía que la pobreza más grande era la de no ser amado, querido o vivir en soledad. En el plano de los sentimientos se sintió así, vivía una pobreza material pero también vivió una pobreza interior que le hacía sentirse no amada, rechazada.

El título del libro Come Be My Light (Vén sé mi luz), ¿a qué hace referencia?
(BJ): Madre Teresa comenta que fue lo que Dios le dijo cuando le pide dar la vida en esa vocación.

El martes asistirá a un visionado de la película The Legacy (El legado) sobre la vida de Madre Teresa, ¿cuál cree usted que es ese legado?
(BJ): Por un lado está su obra. Las estadísticas y la realidad muestran que ésta no ha hecho más que crecer con el tiempo. Hay más vocaciones, unas mil más desde su muerte. Hay más de 700 casas, y lo/as Misioneros/as de la Caridad están presentes en unos 134 países. Eso significa que hay más pobres atendidos y más gente que ayuda. Pero también está su legado como Santa de la Oscuridad que era su deseo, el de iluminar a los que no creen o no se sienten amados, que es un postulado que ella aceptó para toda la vida.

Después de su trabajo como postulador en el proceso de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta y con todo lo que ha vivido, ¿qué es para usted un santo?
(BJ): Creo que es una persona que está unida a Dios totalmente, no parte o casi del todo. Toda su vida está entregada y abandonada totalmente a Dios. La mayoría le decimos a Dios hasta dónde ha de llegar, cuáles son los límites a donde puede acceder en nuestra vida o lo que nos puede pedir. Para un Santo no, los Santos como están entregados totalmente, van donde Dios les pida y si es más cerca de la Cruz, mejor, porque éste es el gran amor de su vida.

¿Qué ha aprendido de los sentimientos?
(BJ): Madre Teresa siempre nos decía que no nos fiáramos mucho de nuestros sentimientos, no sólo en el plano de la relación con Dios, también en las personales (con amigos, entre una pareja...). La vida no es cuestión de lo que se siente, se trata de AMOR, y el AMOR habla de lo que he decidido y afirmo con mi voluntad.

¿Cuándo conoció a Madre Teresa?
(BJ): Tenía 21 años, y estaba en Roma para ir a visitar a mi hermana que es Hermana de la Caridad, era el año 1977. En ese momento se ordenaban un grupo de hermanos contemplativos y en la misa, Madre Teresa les colocaba una cruz con un alfiler en la camisa. Tras la ceremonia mi hermana me presentó a la madre y ella me impuso tambien la cruz, a mi. Yo no entendía lo que significaba aquello, y me quedé muy sorprendido. Al día siguiente en una conversación privada se lo pregunté y desde aquel momento empezó mi camino vocacional como parte de esta gran familia.

MONSEÑOR PERRIER: LA PREDICCIÓN DEL OBISPO DE LOURDES

Confidencia ante el Papa y 190.000 peregrinos del monseñor Perrier

LOURDES, domingo, 14 septiembre 2008 (ZENIT.org).- Monseñor Jacques Perrier, obispo de Lourdes y Tarbes, confesó este domingo ante el Papa y ante 190.000 peregrinos que había predicho el nombre del pontífice llamado a suceder a Juan Pablo II, Benedicto.
En sus palabras de saludo al Santo Padre al inicio de la misa de celebración de los 150 años de las apariciones de la Virgen María en Lourdes, el prelado dejó espacio a estas confidencias ante la sorpresa y el interés de los presentes.

"Una vez en mi vida, recibí el don de la predicción", comenzó diciendo. "Las radios acababan de anunciar que se había elegido a un Papa. Puse la televisión para saber quien tendría la tremenda tarea de suceder al sumamente querido Juan Pablo II. Mientras esperaba, dije a quien estaba conmigo: 'Espero que tome el nombre de Benedicto'".

"Yo no pensaba entonces en san Benito (en francés lleva el mismo nombre que Benedicto, ndt.). No pensaba tampoco en Benedicto XVI, calumniado cuando quiso ser artesano de paz durante la segunda guerra mundial", confesó.

"Al decir: 'espero que tome el nombre de Benedicto' pensaba en nuestro mundo --reconoció--. Nuestro mundo en ocasiones se cree maldito, pues se da cuenta que sus maravillosos descubrimientos pueden rebelarse contra él. Con más frecuencia se cree olvidado, errando sin objetivo bajo un cielo vacío y mudo".

"En este mundo deprimido, la misión de la Iglesia consiste en decir al mundo que es amado y que, a pesar de las heridas, está bendito. El signo supremo de esta bendición es la Cruz, la Cruz gloriosa del Señor que hoy celebramos", concluyó.

domingo, 14 de septiembre de 2008

NACIÓ ANALÍA



Tres generaciones: Mabel, Pahola y Analía. Estuvieron siempre presentes en la oración de los distintos programas de Radio María en Uruguay.


Analía nació con 4.260 kg. Cristina fue quien capturó la imagen de la abuela, con su corazón desbordante de gratitud para con María... FELICITACIONES para su Papá, como también para sus tías Gimena y Agustina...


Dios bendiga a su pequeña ANALÍA

LOURDES UN MENSAJE DE ESPERANZA



martes, 9 de septiembre de 2008

SANDRO MAGISTER: Trasplantes y muerte cerebral

Trasplantes y muerte cerebral. "L'Osservatore Romano" ha roto el tabú
El diario del Papa ha puesto en duda que para certificar la muerte de una persona sea suficiente con el cese de la actividad cerebral. Con esto ha reabierto la discusión sobre las extracciones de órganos de "cadáveres calientes" mientras el corazón late. Todavía más críticos son los especialistas de la Pontificia Academia de las Ciencias. Y Ratzinger, cuando era cardenal...

por Sandro Magister

ROMA, 5 de setiembre de 2008 – Con un vistoso artículo en primera página, "L'Osservatore Romano" de dos días atrás ha reabierto la discusión sobre los criterios con los cuales establecer la muerte de una persona humana.

El artículo es de Lucetta Scaraffia, docente de historia contemporánea en la Universidad de Roma "La Sapienza" y firma habitual del diario vaticano. El director de la sala de prensa, el padre Federico Lombardi, ha precisado que el artículo "no es un acto del magisterio de la Iglesia ni un documento de un organismo pontificio", y que las reflexiones expresadas en él "se deben adscribir a la autora del texto y no comprometen a la Santa Sede".

Precisamente. "L'Osservatore Romano" tiene el valor de ser el órgano oficial de la Santa Sede únicamente en la rúbrica "Nuestras informaciones", que informa los nombramientos, las audiencias y los documentos del Papa. La casi totalidad de sus artículos se imprime sin el control previo de las autoridades vaticanas y cae bajo la responsabilidad de los autores y del director, el profesor Giovanni Maria Vian.

Pero esto no quita que el artículo ha roto un tabú, respecto a un diario que es también desde siempre "el diario del Papa".

Cuarenta años atrás, el 5 de agosto de 1968, el "Journal of American Medical Association" publicó un documento – el llamado “Informe de Harvard” – que fijó el momento de la muerte ya no en el paro cardíaco, sino en el cese total de las funciones del cerebro. Todos los países del mundo se adecuaron rápidamente a este criterio. También la Iglesia Católica se alineó con él, particularmente en 1985, con una declaración de la Pontificia Academia de las Ciencias, y luego también en 1989, con un nuevo acto de la misma Academia, avalado por un discurso de Juan Pablo II. El Papa Karol Wojtyla volvió también sobre el tema en sucesivas ocasiones, por ejemplo, con un discurso en un congreso mundial de la Transplantation Society [Sociedad para los Transplantes], el 29 de agosto de 2000.

De este modo, la Iglesia Católica legitimó de hecho los extracciones de muestras de órganos, tal como se las practica universalmente hoy en personas que están en situación terminal a causa de enfermedades o por accidentes: es el caso del donante definido como muerto luego que se ha comprobado su “coma irreversible”, a pesar que todavía respira y su corazón late.

Desde entonces, se apagó la discusión en la Iglesia sobre este punto. Las únicas voces que se oían estaban en línea con el “Informe de Harvard”. Entre estas voces estándar se encontraba la del cardenal Dionigi Tettamanzi, en los años previos al 2000, cuando los temas bioéticos eran su pan cotidiano. Luego de él, las autoridades de la Iglesia más escuchadas en esta materia fueron la del obispo Elio Sgreccia, hasta hace pocos meses presidente de la Pontificia Academia para la Vida, y la del cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del pontificio consejo para la pastoral de la salud.

También hoy, otro experto de los más acreditados en el campo eclesiástico, Francesco D'Agostino, profesor de Filosofía del Derecho y presidente emérito del Comité Italiano de Bioética, defiende a espada limpia los criterios del “Informe de Harvard”. Las dudas surgidas a causa del artículo de "L'Osservatore Romano" no perturban a sus certezas: "La expuesta por Lucetta Scaraffia es una tesis que existe en el ámbito científico, pero es ampliamente minoritaria".
* * *
Pero subterráneamente crecen las dudas en el interior de la Iglesia, en tanto desde Pío XII en adelante los pronunciamientos de la jerarquía sobre la cuestión son menos lineales de lo que parecen. Para ilustrar estas “ambigüedades” de la Iglesia hay todo un capítulo de un libro publicado recientemente en Italia: "Morte cerebrale e trapianto di organi. Una questione di etica giuridica [Muerte cerebral y trasplante de órganos. Una problemática de ética jurídica]", publicado por la editorial Morcelliana, de Brescia. El autor es Paolo Becchi, profesor de filosofía del derecho en las universidades de Génova y de Lucerna, discípulo de Hans Jonas, pensador hebreo que dedicó reflexiones punzantes a la cuestión del fin de la vida. Según Jonas, la nueva definición de muerte acreditada por el “Informe de Harvard” estaba motivada, más que un verdadero avance científico, por el interés, es decir, por la necesidad de órganos para trasplantar.

Pero más que nada las voces críticas aumentan en la Iglesia. Ya en 1989, cuando la Pontificia Academia de las Ciencias se ocupó de la cuestión, el profesor Josef Seifert, rector de la Academia Filosófica Internacional de Liechtenstein, adelantó fuertes objeciones a la definición de muerte cerebral. En ese congreso, la única voz discrepante fue la de Seifert. Pero años después, cuando el 3-4 de febrero de 2005 se reunió nuevamente Pontificia Academia de las Ciencias para discutir la cuestión de los “signos de la muerte”, las posturas se habían invertido. Los expertos presentes – filósofos, juristas y neurólogos de varios países – se pusieron de acuerdo para considerar que la muerte cerebral no es la muerte del ser humano y que se debe abandonar el criterio de la muerte cerebral, pues está desprovisto de certeza científica.

Esta conferencia fue un shock para los dirigentes vaticanos que habían adherido al “Informe de Harvard”. El obispo Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, dispuso que no se publicaran las actas. Un buen número de expositores entregó entonces sus propios textos a un editor externo, Rubbettino. Se publicó un libro con el título en latín: "Finis Vitae [El fin de la vida]", a cargo del profesor Roberto de Mattei, vice-director del Consejo Nacional de Investigaciones y director de la publicación mensual “Radici Cristiane".. El libro ha sido editado en dos idiomas, en italiano y en inglés. Cuenta con dieciocho ensayos, la mitad de los cuales es de especialistas que no participaron en el congreso de la Pontificia Academia de las Ciencias, pero que compartieron los lineamientos. Entre éstos está el profesor Becchi, mientras que entre los expositores en el congreso resaltan los nombres de Seifert y del filósofo alemán Robert Spaemann, éste último muy estimado por el Papa Joseph Ratzinger.

Tanto este doble volumen editado por Rubbettino, como el de Becchi publicado por Morcelliana, han dado impulso a Lucetta Scaraffia para reabrir la discusión en las columnas de "L'Osservatore Romano", en el 40º aniversario del “Informe de Harvard”.
* * *
¿Y Benedicto XVI? Sobre esta cuestión jamás se ha pronunciado directamente, ni siquiera como teólogo y cardenal. Pero se sabe que aprecia los argumentos de su amigo Spaemann.

En el consistorio de 1991, frente a los cardenales, Ratzinger presentó una ponencia sobre las "amenazas contra la vida". Al describir tales amenazas se expresó así:

"El diagnóstico prenatal se utiliza casi rutinariamente sobre las mujeres calificadas en situación de riesgo, para eliminar sistemáticamente todos los fetos que podrían estar más o menos malformados o enfermos. Todos los que tienen la buena suerte de llegar al final del embarazo de sus madres, pero que tienen la desgracia de nacer con deficiencias, corren el fuerte riesgo de ser suprimidos rápidamente luego de su nacimiento, o de ver que se les rehúsa la alimentación y los cuidados más elementales”.

"Más tarde, los que la enfermedad o un accidente hacen caer en un coma ‘irreversible’ serán muchas veces ‘puestos en la muerte’ para responder a las demandas de trasplantes de órganos o servirán, también ellos, para la experimentación médica, como ‘cadáveres calientes’”.

"Por último, cuando se preanuncie la muerte, muchos estarán tentados de apresurar la llegada de ésta última mediante la eutanasia".

De estas palabras se intuye que Ratzinger ya tenía fuertes reservas sobre los criterios de Harvard y sobre la práctica que se deriva de ellos. A su juicio, la extracción de órganos por parte de donantes que están en el final de su vida se lleva a cabo muchas veces sobre personas que no han muerto, sino que son “puestas en la muerte” para poder efectuar la mencionada extracción.

Además, como Papa, Ratzinger ha publicado el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. En él se lee, en el n. 476:

"Para el noble acto de la donación de órganos luego de la muerte, hay que contar con la plena certeza de la muerte real del donante".

Comenta Becchi en su libro:

"Dado que hoy existen buenos argumentos para considerar que la muerte cerebral no equivale a la muerte real del individuo, las consecuencias en materia de trasplantes podrían ser realmente explosivas. Lo que se puede preguntar es cuándo esas consecuencias serán objeto de un pronunciamiento oficial por parte de la Iglesia".

jueves, 4 de septiembre de 2008

HOMENAJE AL PRESBÍTERO JULIO CESAR ELIZAGA










La Junta Departamental de Montevideo realizará en su Sala de Sesiones un Acto Homenaje, el martes 9 de setiembre a las 15:00 horas, al Pbro. Julio César Elizaga en reconocimiento a su trayectoria y aportes a la comunidad.

 

http://www.juntamvd.gub.uy/es/index.html


Aumenta el satanismo en Italia, sobre todo entre los jóvenes.

El fenómeno de las sectas satánicas crece en Italia, y afecta a chicos cada vez más jóvenes, revela Aldo Bonaiuto, responsable del servicio antisectas de la Asociación Juan XXIII, en una entrevista concedida a Radio Vaticano, y de la que se ha hecho eco la agencia católica de noticias Zenit. "Según las estadísticas más recientes, al menos medio millón de personas tiene contactos más o menos frecuentes con estas organizaciones, conocidas a menudo a través de la música, las películas y los sitios de internet", explicó.

El fenómeno está en aumento, explicó Bonaiuto, y tiene parte de su explicación en el mensaje cultural actual, que presta una fuerte atención a lo tenebroso y lo macabro. "Se están difundiendo mensajes de este tipo desde nuestras pantallas... los jóvenes todos los días, en todas partes, están rodeados por estos mensajes en los que se habla más del mal que del bien, más de la muerte que de la vida, más del demonio, de Satanás, que de Dios, que es el autor de la vida".

Es necesario, según Bonaiuto, "no banalizar el fenómeno", especialmente con los jóvenes y adolescentes, que "a menudo y fácilmente se aventuran a probar... No olvidemos que dentro de estas sectas hay casi siempre consumo de drogas, así como ritos muy particulares en los que siempre hay presencia de la sexualidad, y los chicos se dejan influenciar".

Ante esto es necesaria, según Bonaiuto, una mayor sensibilización y formación en las escuelas, especialmente a través de los profesores de religión, y en las parroquias, a las que a menudo se acude en busca de un exorcismo. Para ello, añade, es fundamental la correcta formación de los sacerdotes. "Se trata de un fenómeno social constituido por grupos y personajes que a veces no tienen nada que ver, de hecho, con el demonio, sino que crean estas asociaciones con fines lucrativos, para someter y manipular a las personas y después obtener una ganancia", concluye.

FUENTE: Radio Vaticano – Zenit (Tomado del boletín info-RIES que mucho recomendamos)

miércoles, 3 de septiembre de 2008

LIBRO SOBRE EL PAPEL DE LA MASONERÍA EN URUGUAY EN EL PERÍODO 1973-2008

Fernando Amado es autor del libro "En Penumbras. La masonería uruguaya (1073-2008)". El libro trata de indagar exhaustivamente sobre situación de la Masonería, y su actuación en el período de la dictadura y en el de la salida democrática posterior. Plantea una serie de anécdotas que involucran a personajes del mundo político y militar.
Emiliano Cotelo en Radio el Espectador le realizó una entevista, de la que recogemos algunas afirmaciones:

EMILIANO COTELO (EC): Empecemos por el origen del libro ¿por qué decidiste escribir y publicar en este momento un libro sobre la masonería uruguaya y además sobre ese período 1973-2008?

FERNANDO AMADO (FM): Escribir sobre masonería siempre es una empresa bastante difícil porque una de las particularidades de la institución masónica es justamente la discreción. Los masones siempre hacen la diferencia en que no son una institución secreta sino discreta, en lo cual hay una diferencia sustancial.

Sobre masonería universal hay mucho escrito, mientras sobre masonería uruguaya hay algo escrito, pero desde una perspectiva histórica. Hay algunos libros del profesor Dota que van hasta 1856 y desde ahí hasta la fecha no hay material.

Y en definitiva, quizás la inconsciencia de la edad y algunas otras variables hicieron que me apasionara por el tema, que me interesara el tema de la masonería como una institución tan importante y con tanta influencia en el país desde los inicios de la República. Pero, sobre todo, el período elegido es debido a que quizás –por un tema generacional– uno tiene menos ataduras con el pasado y le interesa arrojar luz a lo que ha sido el pasado reciente de una institución tan importante en el país y que fue también muy importante en ese período.

EC – Muchos oyentes se preguntan a propósito de tu vinculación con la masonería. En el libro tu aclaras que no eres masón.

FA – Por supuesto que no. Es más, hubiese sido imposible escribir un libro así siendo integrante de la masonería. Pero es una pregunta cantada, es natural que los periodistas y todos los que lean el libro se la hagan. Incluso, conversando con alguna autoridad masónica hace pocos días, le llamaba la atención el acceso y la calidad de la información que pude obtener.

EC – Eso es algo que en el libro se destaca: cómo lograste tener acceso a buenas fuentes en las distintas potencias masónicas uruguayas, al punto de que en varias páginas del libro tu aseguras con mucha firmeza que tal o cual persona es masón y que incluso pertenece o perteneció a tal o cual logia, de tal cual rama de la masonería.

FA – Eso no es una cosa fácil, no ha sido fácil y por algo no hay material acerca de esto. Lo que sí creo es que se enmarca en una situación muy particular, que es que las masonerías están queriendo tener cierta apertura a la sociedad. Ellos decidirán qué grado de apertura, pero contribuyeron con un testimonio, a veces reservado por distintas razones y a veces público, ya que podían hacerlo porque estaban en sus respectivos cargos públicos internos de la masonería.
Y depositaron en mí la confianza –que agradezco eternamente– en que iba a ser un trabajo serio, imparcial, objetivo y que lo que pretendía no era enjuiciar a la masonería ni hacer juicios de valor, sino relatar como había transcurrido las distintas peripecias nacionales en ese período tan complejo.

FA – Sanguinetti no es masón. En el libro señala que él atribuye esa campaña a embates políticos cercanos a elecciones, para alejarlo de los votos católicos, etcétera. Pero es notorio que Sanguinetti, debido a su pensamiento liberal, muy republicano y con un acento muy importante en la laicidad, puede ser emparentado con las creencias masónicas.

En cuanto a la influencia durante el gobierno del doctor Lacalle, él mismo señala que alguna vez se le llegó –a través de intermediarios- a sugerir nombres, una cosa común, como señala él mismo.


En el caso del doctor Batlle se hace mucho más claro, y él es contundente, sobre todo en el área de los ascensos militares. Cuando le hicimos la pregunta acerca de si alguna vez sintió presión, dijo que sí, que una vez el venerable gran maestro de ese entonces le hizo llegar a través de un intermediario el nombre de quien creía conveniente para ascender al grado de general en el Ejército. Batlle, fiel a su estilo, me contestó: "¿desde cuándo la masonería es la encargada de nombrar a los generales del Ejército del país?". Y tomó una decisión que no tenía nada que ver con la que le había propuesto el entonces venerable gran maestro.

Esa práctica de sugerir nombres depende mucho de las personas que estén al frente de la institución y este concreto que vivió el doctor Batlle no es bien visto por los masones, no debería ser así, es una dispensa especial que se tomó el venerable gran maestro de aquel entonces y que no es el sentir, ni es para lo que la masonería está.

Y después, en el gobierno de Tabaré Vázquez, tenemos todo un escenario muy distinto, ya que el inicio el presidente es masón y dos de sus hijos también lo son. En el tema de los ascensos militares –ya lo señalaba en el anterior libro y en éste se obtiene mucha mayor información–, incluso en la Armada Nacional que siempre ha tenido una cercanía a la institución masónica, hubo una gran cantidad de ascensos de navales masones. Pero el presidente Vázquez accedió al gobierno siendo el portaestandarte de una fuerza política muy lejana a los militares y a las Fuerzas Armadas.

TEXTO COMPLETO DE LA ENTREVISTA http://espectador.com/1v4_contenido.php?id=130964&sts=1

CONFIDENCIAS DE ÍNGRID BENTANCOURT A BENEDICTO XVI

Tras los 25 minutos de encuentro con Benedicto XVI, este lunes, en el palacio apostólico de Castel Gandolfo, la ex candidata a la presidencia de Colombia, Íngrid Betancourt, reveló en una rueda de prensa cómo Dios le ha tocado el corazón en su cautiverio.

Antes de ser secuestrada, en febrero de 2002, Ingrid era una mujer de poca fe. Ella misma lo reconoce. Sin embargo, durante los casi siete años que permaneció en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el sur de la selva colombiana, los únicos libros que tenía consigo eran la Biblia y el diccionario, así que durante los largos días de cautiverio se dedicaba a leer y meditar la Palabra de Dios.

Consagración al Sagrado Corazón

Ingrid todos los días escuchaba la radio para poder entretenerse e informarse. Un mes antes de su liberación, el pasado 1 de junio, estaba oyendo la Radio Católica Mundial y escuchó las promesas que experimentaría quien se consagre al Sagrado Corazón.

Si bien Ingrid reconoce que no las recuerda todas, las enumeró a los periodistas: la primera es tocar el corazón duro de quienes le hagan sufrir; la segunda bendecir los proyectos del interesado; y la tercera, la ayuda del para cargar la cruz y que le esperará en el tránsito de la muerte.

Cuenta Íngrid que al escuchar estas promesas dijo: "Eso es para mí. Yo necesito que Dios toque el corazón duro de la guerrilla, que toque el corazón duro de todos aquellos que no dejan que se produzca la libertad nuestra".

"Yo necesito que la empresa mía, que es la de obtener la libertad de todos nosotros, Él la tome para sí, la bendiga y permita que esto suceda. Y yo necesito que Él me acompañe a llevar esta cruz porque yo sola ya no puedo más", comentó la ciudadana colombo-francesa.

Luego de conocer estas promesas, cuenta Ingrid que le dijo al Sagrado Corazón: "Jesús, yo en estos años nunca te he pedido nada. Pero hoy sí te voy a pedir algo: como este es el mes del Sagrado Corazón, tu mes, te voy a pedir que me hagas el milagro, no de mi liberación porque no creo que sea posible, pero hazme el milagro de que yo sepa cuándo voy a ser liberada porque si yo sé cuándo, por más de que sea dentro de muchos años, yo voy a tener la fuerza de aguantar. Si tu me haces ese milagro, Señor mío, seré tuya".

Ingrid cuenta que le dijo al Santo Padre: "Yo no sé lo que quiere decir ser de Cristo". Él le respondió: "Él te va a mostrar la vía"

El 27 de junio un comandante de las FARC fue a hablar con Íngrid: "Hay una comisión internacional que va a visitar a los prisioneros y es muy probable que algunos de ustedes sean liberados", le dijo.

Cuenta Ingrid que el Santo Padre le respondió: "Él te hizo el milagro de tu liberación, porque tú supiste pedirle. Porque tú no le pediste tu liberación, tú le pediste que se hiciera su voluntad y que te ayudara a entender su voluntad"

Creerle a Dios

Betancourt aprovechó la ocasión para invitar a todos aquellos que no creen: "Hay muchas personas que están enojadas con Dios y no quieren creer y tantas personas a quienes les da vergüenza creer en Dios. Yo lo único que les puedo decir es que hay alguien que nos oye y nos habla con palabras y que si nosotros entendemos cómo hablarle a él, él nos va a ayudar".

Tras la audiencia, Ingrid aseguró que Benedicto XVI siempre ora por los secuestrados: "El Papa lleva el dolor de los que sufren en su alma", es un "hombre de luz". Igualmente envió un mensaje de aliento a aquellos que fueron sus compañeros de cautiverio y que aún no han sido liberados: "Sé que esta voz va a llegar a la selva colombiana. Sé que pronto los voy a abrazar en la libertad".

También hizo un llamado a los miembros de la guerrilla, que actualmente tienen cerca de 3 mil secuestrados en su poder: "Ustedes me tuvieron siete años cautiva. Los conozco profundamente, conozco su organización su manera de pensar sus objetivos. Hoy quiero decirles que el mundo los está esperando. El mundo quiere que haya espacios en su mente para que ustedes logren la paz en Colombia. (...) La respuesta esta en el corazón de ustedes no en los cálculos militares y políticos", concluyó.


CIUDAD DEL VATICANO, martes, 2 septiembre 2008 (ZENIT.org).

martes, 2 de septiembre de 2008

OLIVIA: TESTIGO DE AMOR POR LA EUCARISTÍA

Un grupo de religiosas de la congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados que partió el pasado año desde Valencia para fundar un asilo en Chissano (Mozambique) atiende en la actualidad a una joven que carece de piernas y que gateaba cuatro kilómetros todos los domingos para asistir a misa en la ciudad africana.Las religiosas han promovido ya la compra por parte de un benefactor de la congregación de una silla de ruedas para la joven, llamada Olivia, de 25 años de edad, quien la estrenó recientemente, el día de su bautizo, según han explicado a la agencia de noticias de la archidiócesis de Valencia AVAN fuentes de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Antes de disponer de la silla de ruedas, "la arena del camino le quemaba las palmas de las manos en la época más calurosa del año", pero aun así acudía gateando a la eucaristía, "dando un testimonio de superación y de fe heroico". Las religiosas, al poco tiempo de desplazarse hasta Chissano, coincidieron con Olivia en un camino de la localidad africana tras "ver a lo lejos que algo se movía serpeando" y comprobar, "para nuestra sorpresa, que era una joven".

"Pudimos entablar conversación con ella a través de una señora que pasaba por allí y que nos traducía al portugués lo que ella nos relataba" en dialecto changana. En la atención de la joven discapacitada también colabora el párroco de Chissano, quien atiende pastoralmente "un territorio muy extenso y con infinidad de feligreses con graves necesidades por estar discapacitados y no tener recursos económicos o apoyos familiares", han señalado las mismas fuentes.

Para preparar a Olivia para recibir el sacramento del Bautismo, el sacerdote envió de forma periódica a un catequista hasta el domicilio de la mozambiqueña. En la ceremonia, un benefactor de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados ejerció como padrino y, después, dispuso su casa para organizar un convite.
(FUENTE: ZENIT)

lunes, 1 de septiembre de 2008

ENCUENTROS CON JESÚS DE AGOSTO

El cuarto sábado del mes de agosto, realizamos nuestro encuentro mensual. La escena bíblica que animaba nuestro Encuentro, estaba tomada del capítulo 7 del evangelio según San Lucas, allí Jesús recibía de la mujer pecadora pública arrepentida una serie de gestos que manifestaban su gratitud.

El fariseo Simón, juzgaba a la mujer y a Jesús:"Si éste supiera quién es ella, no dejaría que lo toque..."Cómo nos acercamos al pecado propio y al de los demás? La mujer, Simón el fariseo y Jesús, se acercan al pecado de los demás de modo diverso..Podes escuchar aquí la predicación del Diác. Jorge Novoa..
http://www.badongo.com/audio/11219247