martes, 31 de julio de 2012

DIACONO JORGE NOVOA: TRIGO Y CIZAÑA (Mt 13,36-43)

La  explicación de la parábola del trigo y la cizaña revela la presencia de ambos hasta el día de la cosecha (juicio).Por qué hay trigo y cizaña? Se nos da a conocer a los autores de cada siembra, el Hijo del hombre siembra el trigo y el Diablo la cizaña, una y otra estarán presentes hasta el fin del mundo.

Hay trigo y cizaña en el mundo, pero también las encontramos  presentes en nuestro corazón, somos testigos de las batallas que se entablan en nuestro interior. El apóstol Pablo, a los corintios, les describe la división interior que muchas veces experimentamos, y la fuerza que ejerce en nosotros el mal, "porque hago el mal que no quiero".

En nuestra existencia reconocemos obras de trigo, mociones que el Espíritu Santo suscita e impulsa, a ellas debemos  responder con prontitud y generosidad, pero también reconocemos obras de cizaña, tentaciones  del Diablo  en  las que consentimos. Yo debo, con mi libertad, favorecer el crecimiento del trigo y sofocar el de la cizaña, y esto, exige paciencia y perseverancia. Jesús dice que debemos estar unidos a Él, de esta comunión nace el trigo de nuestra vida y sus obras,  de nuestro alejamiento del Señor nace la cizaña en nuestra existencia.

Que Dios nos anuncie el juicio definitivo para el fin , no supone pensar en la pasividad de Dios frente a la presencia de la cizaña, sino en la paciencia de Dios para con los pecadores. Dios es paciente y misericordioso con su acción busca la salvación del hombre no su condenación. Decía san Agustín :" Los malos están en el mundo para convertirse,  o para que por medio de ellos ,los buenos ejerzan la paciencia".

No hay comentarios: