martes, 9 de agosto de 2016

SAN AGUSTÍN: "PORQUE VISTE, CREÍSTE.."


Podía, si hubiera querido, haber hecho desaparecer de su cuerpo resucitado y glorificado todas las señales de sus heridas; pero Él sabía por qué las conservaba. Pues así como convenció a Tomás, que no creyó sin haber tocado y visto, así las enseñará a sus enemigos, no para decirles como a Tomás: "Porque viste, creíste", sino para que, reprendiéndolos con la verdad les diga: He aquí el hombre a quien crucificaron; vean las heridas que le causaron; reconozcan el costado que abrieron con la lanza; que por ustedes, y para ustedes fue abierto, y sin embargo no quisieron entrar.

Tomás, viendo y tocando al hombre, le confesaba Dios, a quien no veía ni tocaba. Pero por lo que veía y tocaba, depuesta toda duda, creía; por eso sigue: "Respondió Tomás y le dijo: Señor mío y Dios mío".