martes, 16 de agosto de 2011

HABLEMOS SOBRE LAS PASIONES...

Qué es una pasión? Escuchamos habitualmente expresiones tales como: los jóvenes se apasionan con la música, de una muchacha se dice que está apasionadamente enamorada de un joven. Algunos se apasionan con los deportes, y otros lo hacen con los pasatiempos… En estas expresiones nos referimos a la intensidad de los sentimientos, ella es una calidad de la pasión…

Utilizaremos un ejemplo para ilustrar diversas pasiones… Cuando le avisan a Pedro que hay un asado (u otra comida que te guste mucho) se le hace agua la boca; él ama, desea y goza comiendo ese asado, pero cuando le invitan a excederse, lo rehusa y si le insisten, se irrita con su anfitrión, incluso lo entristece que insistan nuevamente con el ofrecimiento. Una variada gama de pasiones se dan cita en este ejemplo: amor, deseo, placer, tristeza, irritación, etc...Claro que en este ejemplo el objeto es trivial: un simple asado o cualquier otra comida.

Las pasiones están al servicio del bien del hombre. Lo impulsan a buscar su bien directamente en unos casos, o a buscarlo indirectamente en otros tratando de evitarle un mal. Todas las pasiones están ordenadas, directa o indirectamente, al bien del hombre. Pero, aunque todas apuntan al bien del hombre, no todas lo buscan por igual. Y esa diferencia no estriba precisamente en que unas le empujan a lo bueno y otras le apartan de lo malo. No: la base de la diferencia entre ellas es otra. Mientras Pedro no se encuentra con dificultad alguna, puesto que ni siquiera va a pagar esta comida, Pedro ama el asado, lo desea, le gusta…Solo cuando aparece la amenaza de una posible indigestión, trata de evitar seguir comiendo, se atreve a contradecir al amigo que le insiste y se irrita ante la terca insistencia...

El amor y el odio, el deseo o la aversión, el placer y el dolor versan sobre el bien y el mal considerados sin percepción de dificultad alguna. Pero apenas se presentan algunas dificultades en obtener un bien o evitar un mal, aparecen en escena otro tipo de pasiones: la esperanza o la desesperanza, el miedo o la osadía, y la ira. Las primeras se las llama simples porque no están complicadas mediante el conocimiento de alguna dificultad que obstaculice la consecución de su objetivo. Las segundas se refieren a la consecución de un bien difícil de eliminar, y se llaman pasiones irascibles, aparecen ante la emergencia de un obstáculo.

1 comentario:

JORGE dijo...

La cosa es diferenciar quien tiene a quien

¿Uno tiene pasiones o las pasiones lo tienen a uno?

Saber ubicarse, y confiar en la ayuda de Dios es importante para el dominio de las pasiones.

Gracias y bendiciones