lunes, 1 de diciembre de 2014

DIÁC. JORGE NOVOA: EL ECLIPSE DE LA ANTROPOLOGÍA CRISTIANA


Leyes contrarias a la dignidad de la persona humana se suceden en nuestros parlamentos. Incremento de la violencia en las calles. Desenfreno en la utilización de bebidas alcohólicas y drogas. Proliferación de “centros de reclusión para ancianos”, y podríamos, a este recetario que presenta la cultura actual en muchas de nuestras ciudades, con diversos matices según los países, seguirle agregando otros males que la aquejan.

El individualismo, el consumismo, los estados erigidos en dios, y los líderes políticos como si fueran semi-dioses a los que hay que prestar una adhesión cuasi-religiosa, son algunos de los condimentos actuales de nuestra América Latina. La economía es el nombre clave para la felicidad que se denomina bienestar, y los encargados de guiarla son los profetas modernos. Los centros de poder económicos dan las directivas a gobiernos de derecha e izquierda, que las cumplen celosamente.

Está desapareciendo progresivamente la antropología cristiana que sustentaba nuestras culturas, con diversa cooperación desde los mismos centros de estudio cristiano. La secularización imperante ha marcado de modo diverso a los países latinoamericanos, sin prisa pero sin pausa, con nuevos modelos antropológicos. Esos, que ya presagiaban los obispos en el documento final de Puebla.

Esta visión inmanente imperante se torna sofocante. Nos hemos habituado a conversar sobre divorcios, suicidios, drogas, relaciones sexuales entre jovencitos adolescentes, malos tratos, depresión y pánico. Babilonia está instalada o en vías de instalación, ella es la prefiguración de la ciudad pagana de todos los tiempos, en donde todo se compra y todo se vende…(Ap 17-18)

Ante este panorama, cabe leer la Escritura y recordar el consejo del libro del Apocalipsis: son necesarias, “la paciencia y la fe de los santos”(13,10). Resistiendo activamente a los modelos antropológicos propuestos en programas educativos, leyes y medios. Con comunidades valientes, dispuestas a dar testimonio de la Verdad. Generando espacios de verdadera libertad para servir al bien común. Sería lamentable, que la caída de la Babilonia actual, cosa que el Señor nos ha prometido(14,8), nos encuentre entre los que la lloran a distancia...

No hay comentarios: