miércoles, 13 de marzo de 2013

DIÁCONO JORGE NOVOA: EL PERDÓN DE DIOS

Acudir al sacramento de la Reconciliación es la forma más adecuada de preparar el corazón para vivir la Semana Santa, Dios ha querido que nos encontremos con su perdón allí. Dijo Jesús a los suyos: A QUIENES LES PERDONEN LOS PECADOS, LES QUEDAN PERDONADOS Y A QUIENES SE LOS RETENGAN, LES QUEDAN RETENIDOS...

Pueden ustedes, pensar que Jesús desconociera la condición pecadora de los suyos, y que les entregaba estas potestades, porque se encontraba entre hombres impecables, que eran dignos de ejercer este ministerio por no necesitar ellos también del perdón que imparten. Lejos de una respuesta afirmativa, no solo porque el Señor "conoce lo que está en el corazón del hombre", sino porque él mismo los vio comportarse inadecuadamente hasta el final de su peregrinación, y de modo más evidente en las horas cercanas a la Pasión, incluso lo confirma, el perdón concedido a Pedro bajo la triple pregunta del amor.

Déjate reconciliar con Dios. Acude la sacramento de la Reconciliación, sin su vivencia no hay crecimiento espiritual, no es el dato de una estadística, es la constatación de una práctica que al abandonarse se palpa en el compromiso de la vida de fe. A veces, el principal obstáculo es nuestro orgullo, esa frase escuchada lamentablemente en ámbitos católicos, "yo me confieso con Dios", manifiesta una fe infantil que aún permanence gobernada por el orgullo.

No te mientas.Quiéres sanar tus heridas? Celebra la fiesta de la Reconciliación. No hacerlo, es rechazar la invitación a la fiesta que el Padre ha organizado, para celebrar que "el hijo estaba perdido y ha sido hallado".

No hay comentarios: