miércoles, 29 de julio de 2015

PADRE HORACIO BOJORGE SJ: SAN IGNACIO DE LOYOLA


Iñigo López vive una vida de honores y conquistas, hasta que es herido en una batalla y en su convalecencia, luego de tres operaciones, comienza a leer un santoral y la vida de Cristo. Cayó en la cuenta de su acontecer interior, reconoció que era movido por diversos espíritus.

Te invito a escuchar esta presentación del padre Bojorge..

DIÁCONO JORGE NOVOA: DIOS QUIERE COMPARTIR TU VIDA!




Dios quiere compartir tu vida! Una frase sencilla que muchas veces escuchamos y con enormes implicancias, que a veces no alcanzamos a vislumbrar claramente. Pienso en los jóvenes cristianos, y me pregunto que significará esta afirmación para ellos. Cómo pueden ellos, reconocer que esta verdad, por la que Dios les ofrece su amistad a lo largo de la vida, tiene resonancias importantes para toda la vida. 

El joven es alguien que tiene a flor de piel el futuro, se  proyecta en sus conversaciones y pensamientos permanentemente hacia el. El futuro, incluso podríamos decir que está presente en su propia imagen, es una promesa que se torna visible y palpable.

Jesús tiene muchas cosas para decirte en lo referente a tu futuro. Él tiene una palabra para las decisiones  más importantes de tu vida. Decía Madre Teresa a los jóvenes: “Debemos recordar que hemos sido creados para cosas más grandes, no sólo ser un número en este mundo, no sólo para ir obteniendo diplomas y grados, este trabajo y este otro trabajo. Fuimos creados con un fin: amar y ser amados”. 

Te has preguntado esto? Señor, que piensas de esta decisión que voy a tomar, en orden a la carrera que quiero seguir? Cuáles son mis motivaciones para tomar por este camino?

El Señor tiene una palabra sobre las decisiones que atañen a tu futuro, pero que inciden en tu presente, y quiere compartir contigo lo que piensas de tu noviazgo. Por qué lo has elegido a él o a ella? Qué cosas pueden cimentar la relación sólidamente?

“Encuentra a Jesús y encontrarás la paz. Y cómo encontrar a Jesús? Él nos lo ha puesto muy fácil: “ Ámense unos a otros como yo los he amado” (Jn 13,34; 15,12)...qué hermoso es pensar que todo lo que hagamos por los demás, se lo hacemos a Él: para facilitarnos el amor entre nosotros, para hacerlo más sencillo, Él ha dicho: “lo que hagas al más pequeño...” (Madre Teresa) 

 Jesús tiene una palabra para ti. No lo dejes al margen de tus decisiones. Si construimos nuestro futuro sin Él, se tornan demasiado frágiles nuestros propósitos. Dice la Escritura: “en vano edifican los constructores si el Señor no edifica con ellos”. Dios es un Dios de vivos, no de muertos. Él tiene una palabra para ti.

martes, 28 de julio de 2015

DIÁCONO JORGE NOVOA: EL PODER DEL AMOR O AMAR EL PODER?

Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder.
No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor,y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo;de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.» (Mt 20,25-28)

Es importante conocer el contexto de esta enseñanza de Jesús. La madre de los hijos del Zebedeo, ha pedido al Señor, un puesto de honor para sus hijos, se expresa  esto con la idea de sentarse a la "derecha  e izquierda" en su Reino. Los 10 discípulos  restantes, al enterarse de esta súplica inadecuada, se molestan y reaccionan equivocadamente. Jesús entonces realiza esta enseñanza, para que no sea así entre los suyos. Su comunidad no se maneja con las reglas del "mundo".

El centro de atención de su enseñanza, gira en torno a dos extremos, por un lado aparecen los "jefes de la naciones", o los "grandes", que  dominan" como señores absolutos" y "oprimen con su poder". Y, frente a estos y sus comportamientos, están "los suyos", que deberán vivir en el servicio humilde y sencillo a los demás.

 Jesús con esta enseñanza, permite comprender lo que supone ser "grande"o "el primero", y como esto, se contrapone con lo que viven aquellos que se sirven del poder para volverse "señores absolutos".Estas enseñanzas establecen las relaciones que deben vivirse entre los discípulos del Señor.

La comunidad de Jesús, siempre sufrirá la tentación de estructurar sus relaciones de convivencia como los hacen los "jefes de las naciones" o los"grandes". Influencias, estrategias puramente humanas, ambiciones, reconocimientos, vanidades, la gloria del mundo y tantas otras mezquindades del corazón humano golpearan a la puerta de la comunidad de Jesús, que propone el servicio humilde ,a ejemplo suyo,para ser "el primero" en la comunidad.

Se trata de una batalla permanente, entre " poder servir" y "servirse del poder", que exige una conversión constante del corazón. Reza el Salmo: " crea en mi un corazón puro,  renuévame con espíritu firme "... Será una labor permanente el revisar las intenciones del corazón, y contar con buenos hermanos, que por gozar de distintos privilegios, baten las palmas para aplaudir lo que habría, con caridad , que corregir.

En todos los estamentos eclesiales, habrán comportamientos como los de la madre del Zebedeo, que deben ser corregidos, si queremos ser la comunidad de Jesús y no un "partido el mundo".

Jesús es el modelo, su vida es la clave que abrirá las puertas para ser una comunidad que sirve. Estas enseñanzas del Señor, no tratan de invalidar el ejercicio de la autoridad, legítimamente establecida por Él en su comunidad, sino de entregar el modo en que ella se ejerce. La Iglesia no es una democracia, y debe cuidarse de no ser una anarquía, y sus miembros a veces encandilados, por estas formas de organización, inconscientemente las instrumentan para la comunidad de Jesús.

La comunidad del Señor está al servicio de la salvación de los hombres, pero sabe, que la puerta es "estrecha y el camino angosto", y debe servir a esta verdad, tanto como amar a los hombres por los que se entregó su Señor.

El amor al Señor es el fundamento de todo servicio eclesial. Ser servidores humildes en la viña del Señor, hijos de la humilde esclava, que con paciencia oran y adoran,como la Esposa que lo aguarda, como la esposa que lo sirve, buscando en todo, como diría un gran santo, amar y servir.

SAN IGNACIO DE LOYOLA: PRINCIPIO Y FUNDAMENTO.



Al comienzo de los ejercicios espirituales, San Ignacio de Loyola, con una síntesis perfecta, seguramente inspidada por el Espíritu Santo, llamada "principio y fundamento", nos pone frente a la verdad primera y última de nuestra existencia. Allí, aparece la "santa indiferencia", un estado de libertad interior al que hay que tender y  que nos permite, querer el querer de Dios... Te invito a meditarla y orarla a lo largo de una semana, verás cuanta sabiduría divina, Dios nos ha regalado, en estas palabras humanas... 

El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su alma; y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre, y para que le ayuden en la cosecución del fin para que el es creado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar de ellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe alejarse de ellas, quanto para ello le impiden. 

Por lo cual es necesario hacernos indiferentes a todas las cosas creadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos creados.

jueves, 23 de julio de 2015

P.JOSÉ LUIS IRABURU: SAN IGNACIO DE LOYOLA

Un converso. San Ignacio de Loyola (1491-1556), que «hasta los veintiséis años de su edad fue hombre dado a las vanidades del mundo» (Autobiografía 1), pasa totalmente del mundo al Reino, y con un estilo tan medieval como renacentista, llega a ser, con su Compañía, un gran Capitán al servicio de Cristo.


Principio y fundamento. Ya convertido, Ignacio de Loyola entiende que el principio y fundamento de todo está en que el hombre ha sido puesto en la tierra para amar y servir a su Creador. Y que, indiferente a todos los bienes mundanos, debe tomarlos o dejarlos tanto en cuanto le ayuden para amar y servir a Cristo (Ejercicios 23).


Cristo Rey llama a cada uno en particular con términos muy claros: «Mi voluntad es conquistar todo el mundo y todos los enemigos, y así entrar en la gloria de mi Padre; por tanto, quien quisiere venir conmigo ha de trabajar conmigo, para que siguiéndome en la pena, también me siga en la gloria» (95). El cristiano, por tanto, poniéndose bajo la bandera del Reino de Cristo, ha de pretender con todas sus fuerzas, potenciadas inmensamente por la gracia divina, conquistar el mundo para Dios.


Libres del mundo. Se comprende bien, en esta perspectiva, que ante todo y sobre todo Ignacio exija para su Compañía de Jesús hombres perfectamente libres del mundo. «Los que entran en la Compañía han de considerar delante de nuestro Creador y Señor lo que sigue: en cuánto grado aprovecha para la vida espiritual aborrecer en todo y no en parte cuanto el mundo ama y abraza. Admitir y y desear con todas las fuerzas posibles cuanto Cristo nuestro Señor ha amado y abrazado. Y como los mundanos aman y buscan con tanta diligencia honras, fama, etc., así los que van en espíritu y siguen de veras a Cristo nuestro Señor aman y desean intensamente lo contrario. Y vístense de la misma vestidura y librea de su Señor, por su divino amor y reverencia. De modo que, donde a su divina Majestad no le fuese ofensa, ni al prójimo imputado a pecado, deben desear pasar injurias, falsos testimonios y ser tenidos por locos, no dando ellos ocasión de ello, para desear padecer e imitar en alguna manera a nuestro Creador y Señor Jesucristo, pues de ello nos ha dado ejemplo en sí, y hecho vía que nos lleva a la verdad y vida» (Regla 23; +Const.101; 288).

Tanto importa esto a los ojos de Ignacio, que el que quiera ingresar en la Compañía debe demostrar, con signos bien ciertos, su menosprecio del mundo. En primer lugar, el aspirante ha de distribuir todos sus bienes en forma irrevocable, «apartando de sí toda confianza de poder haber en tiempo alguno los tales bienes» (Const. 53). Más aún, el que entre en la Compañía «haga cuenta de dejar el padre y la madre, hermanos y hermanas, y cuanto tenía en el mundo, y así debe procurar perder toda la afición carnal, y convertirla en espiritual con los deudos» (61; +Regla 7-8).

Por otra parte, esta perfecta libertad del mundo debe ser probada y manifiesta, pues de otro modo el religioso jesuita no podrá servir por amor a Cristo Rey, con abnegación, fidelidad y perseverancia. Por eso, en el tiempo de su probación, pase un mes o lo que convenga sirviendo en hospitales, peregrinando sin dinero, ejercitándose en oficios bajos y humillantes, enseñando el catecismo a niños y gente ruda, etc. Y todo eso han de hacer los jesuitas, «por más se abajar y humillar, dando entera señal de sí, que de todo el siglo y sus pompas y vanidades se apartan, para servir en todo a su Creador y Señor, crucificado por ellos» (Const. 66). Y aún más, incluso han de ayudarse «en los vestidos para la mortificación y abnegación de sí mismos, y poner debajo de los pies el mundo y sus vanidades» (297).

Un caballero del XVI, sin caballo, sin armas, sin atuendos vistosos...

Doctrina de validez universal. La doctrina espiritual ignaciana, por ejemplo, la de los Ejercicios, es tan profunda, tan centrada en lo fundamental, que vale lo mismo para religiosos o laicos. Lo que Ignacio pretende, recordando una y otra vez las consabidas frases radicales del Evangelio, es que la vida entera del ejercitante, y cada uno de sus aspectos particulares, quede orientada y polarizada en Dios por el amor y el servicio.

Contemplativo y activo. Ignacio de Loyola fue hombre de pocos libros (non multa, sed multum), y siempre tuvo a mano la Imitación de Cristo. Y para él, «la mayor consolación que recibía era mirar el cielo y las estrellas, lo cual hacía muchas veces y por mucho espacio, porque con aquello sentía en sí un muy grande esfuerzo para servir a nuestro Señor» (Autobiografía 11). Pues bien, precisamente por esto, porque Ignacio tenía el mundo secular y sus vanidades bien debajo de sus pies, y mantenía los ojos puestos en lo invisible, arriba, donde está Cristo a la derecha de Dios (+2Cor 4,18; Col 3,1-2), precisamente por eso, mostró tan eficacísimo sentido práctico para actuar en el mundo y tanta fuerza para transformarlo y sujetarlo al influjo benéfico del Reino.

Así fue Ignacio y así fueron sus hermanos jesuitas, que antes de su muerte ya eran tres mil. Así fue San Francisco de Javier y San Francisco de Borja. Y ésa es la formidable espiritualidad que, bien organizada, se difunde entre religiosos y laicos durante siglos. Obras como la del padre Alonso Rodríguez, Ejercicio de perfección y virtudes cristianas (1609), que tantas veces cita a los monjes del desierto, al Crisóstomo, a Agustín o a Bernardo, han hecho y hacen gran provecho a laicos, sacerdotes y religiosos.



J.L.Iraburu, De Cristo o del mundo. (Fundación Gratis date)

miércoles, 15 de julio de 2015

SAN FRANCISCO DE SALES: EL SENTIR Y EL CONSENTIR


EL SENTIR Y EL CONSENTIR 


Es muy admirable la historia de santa Catalina de Sena en ocasión parecida. El espíritu maligno obtuvo de Dios el poder de combatir la pureza de esta santa virgen con todo su furor, pero sin que pudiese tocarla. 

Sugirió, pues, toda clase de deshonestidades a su corazón, y, para excitarla más, se le apareció con otros diablos, en forma de hombres y mujeres, y comenzó a cometer en su presencia mil y mil clases de deshonestidades y acciones lúbricas, añadiendo palabras y conversaciones muy desvergonzadas; y, aunque todas estas cosas eran exteriores, entraban, por los sentidos, muy adentro del corazón de la virgen, que, como ella misma confesaba, se veía llena de estas imágenes, y únicamente su voluntad superior quedaba libre de aquella tempestad de vileza y delectación carnal. 

Esto duró mucho tiempo, hasta que un día Nuestro Señor se le apareció, y ella le dijo: «¿Dónde estabas, mi amado Señor, cuando mi corazón estaba tan lleno de tinieblas y de inmundicias?» El Señor le respondió: «Estaba dentro de tu corazón, hija mía». «¿Y cómo -replicó ella- habitabas en mi corazón, lleno de tantas vilezas? ¿Cómo estabas en un lugar tan deshonesto?» Y Nuestro Señor le dijo: «Dime: estos feos pensamientos de tu corazón, ¿te causaban placer o tristeza, amargura o deleite?» Y ella le dijo: «Muy grande amargura y tristeza». Replicó el Señor: «¿Y quién infundía esta amargura y esta tristeza en tu corazón, sino yo, que permanecía escondido en medio de tu alma? 

Cree, hija mía, que si yo no hubiese estado presente, aquellos pensamientos que sitiaban tu voluntad, sin poderla asaltar, la habrían vencido, habrían penetrado en ella y habrían sido recibidos con complacencia por tu libre albedrío y, así, habrían dado muerte a tu alma; mas, porque yo estaba dentro, infundía aquella resistencia y aquel disgusto en tu corazón, merced a lo cual alejabas cuanto podías la tentación, y, no pudiendo rechazarla tanto como deseabas, sentías el mayor disgusto y el mayor aborrecimiento contra ella y contra ti misma; y, así, estas penas eran para ti un gran mérito, una gran ganancia y un gran aumento de tu virtud y de tu fortaleza.» Repara, pues, Filotea, cómo este fuego estaba cubierto de ceniza, y cómo la tentación y la delectación habían entrado dentro del corazón y habían sitiado la voluntad, y cómo ésta, sola, pero asistida del Salvador, había resistido con amargura, disgusto y detestación al mal que le había sido sugerido, negando con constancia el consentimiento al pecado que le cercaba.



¡ Dios mío, qué angustia para una alma que ama a Dios no saber si Él está en ella o no, si el amor divino, por el cual combate, está o no está del todo apagado en ella! Mas esto es la delicada flor de la perfección del amor celestial: hacer que el amador sufra y combata por el amor, sin que sepa si posee el amor por el cual combate.



miércoles, 1 de julio de 2015

RICARDO CASTAÑÓN GÓMEZ: MILAGRO EUCARÍSTICO EN BUENOS AIRES

El 15 de agosto del año 1996 una persona comulga en la parroquia de Santa Maria en Buenos Aires y la hostia se le cae de la mano al comulgar; como considera que esta hostia está sucia no la quiere levantar entonces otra persona más piadosa la pone a un lado y le avisa al párroco el P. Alejandro Pese lo ocurrido.

El sacerdote coloca la hostia en un depósito de agua y la pone en el tabernáculo porque es norma que si una hostia consagrada tiene algún incidente debe ponérsela en agua para que se disuelva y luego echar el agua en una planta viva.

Cuando a los once días el sacerdote va a buscar que es lo que ha pasado, se encuentra que la hostia tiene unas manchas rojizas y en los siguientes días se extiende este color rojizo por toda la hostia. Los sacerdotes de esta parroquia acuden al arzobispo de Buenos Aires para contarle lo sucedido y el arzobispo de ese entonces pide esperar tiempos mejores ya que es un tema muy delicado.

El año 1999 siendo ya arzobispo el Cardenal Jorge Bergoglio y enterado que yo hago este tipo de investigaciones de manera gratuita me escribe una carta invitándome a ocuparme de esta investigación.

Viajé el 6 de octubre a Buenos Aires y entrevisté a cinco sacerdotes testigos de todo lo ocurrido, ya en ese año son dos hostias las que habían sangrando, tomo las muestras de ambas hostias; durante la extracción de muestras se encuentra presente el notario del arzobispado que certifica legalmente esta acción solicitada por autoridades de la Iglesia en Argentina.

Debo aclarar que cuando me invitaron, el arzobispado de Buenos Aires se comunico con la Santa Sede propiamente con Mons. Gianfranco Girotti que era el secretario privado del Cardenal Ratzinger en la oficina de la Congregación para la Doctrina y la Fe y fue Mons. Girotti quien les dio referencias de mi persona para llevar adelante esta investigación.

El 21 de octubre de 1999 viajo al Forence Analitycal de San Francisco un laboratorio de genética que puede hacer el análisis de las muestras que he tomado.

El 28 de enero del 2000 encuentran ADN humano en las muestras, se trata de sangre humana que tiene un código genético humano.

En marzo del 2000 me comunican que desean que participe de este análisis el Dr. Robert Lawrence médico forense histopatólogo experto en tejidos.

A mi me dio temor la participación del Dr. Lawrence por el costo que podría implicar y me comentaron que deseaban su participación porque en la muestra encontraron unas sustancias que parecen tejidos humanos, entonces el Dr... Lawrence estudia la muestra y encuentra piel humana y glóbulos blancos.

En diciembre del 2000 el Dr. Lawrence me comenta que puede obtener más muestras de ADN, pero como me dicen que se trata de piel humana viajo a Italia porque deseo hablar con el Dr. Oduardo Ardonidoli que ha estudiado la hostia de Lanciano; una hostia que sangró en el siglo VIII, el Dr. Ardonidoli estudio a pedido de la Conferencia Episcopal Italiana esta ostia. Yo consulté mis muestras ante Ardonidoli y él me dice: “probablemente esto es tejido de corazón, no es epidermis, o sea no es piel humana”

Como yo no puedo trabajar con probabilidades mandamos la muestra al profesor Jhon Walker de la Universidad de Sydney en Australia y me informa que las muestras enviadas son células musculares y también encuentra glóbulos blancos intactos.

Las investigaciones muestran que estos tejidos están inflamados por lo tanto esta persona ha tenido un sufrimiento.

El 2003 este mismo profesor me dice que estas muestras pueden corresponder a tejido de corazón inflamado, este investigador me dice “puede corresponder”

Para salir de dudas nos vamos donde el mayor experto en patologías del corazón, Profesor Federico Stigibe de la Columbia University en Nueva York

Su informe es enviado el 26 de marzo del 2005 cinco años y medio desde el inicio de la investigación: “se trata de tejido de corazón tiene cambios degenerativos del miocardio y estos cambios degenerativos se deben a que las células están inflamadas y se trata del ventrículo izquierdo del corazón”

Las muestras que poseo son de músculo del corazón; quiero decir que el resultado de esta muestra es carne y sangre, el músculo es del miocardio el centro que hace latir el corazón del ventrículo izquierdo donde esta la sangre purificada y limpia.

El Dr. Stigbe me dice que el paciente de donde proviene estas muestras ha sufrido mucho, -debo aclarar nuevamente que el no sabe que estas muestras vienen de una ostia- y este paciente ha sufrido mucho porque le han golpeado a la altura del pecho y le han provocado un infarto.

Es importante hacer notar que he mencionado la existencia de glóbulos blancos, si uno extrae la sangre de una persona, a los 15 minutos los glóbulos blancos se desintegran; entonces como es posible que hasta el 2005 tengamos glóbulos blancos en la muestra que ha sido extraído en 1996.

Es por esta razón que la conclusión es que el corazón tenia activa dinámica viva en el instante en que se tomo las muestras.

El resultado final de esta investigación se la entregue al Cardenal Bergoglio el día viernes 17 de marzo del 2006 y es cuando me autoriza que yo difunda esta investigación. La ostia que ha sido estudiada es venerada todos los días jueves en la parroquia de Santa Maria en Buenos Aires.

Es interesante saber que en el Siglo VIII hubo un caso parecido en Italia en Lanciano donde un sacerdote dudo si Cristo estaría presente en la Eucaristía y cuando él dudo la hostia se hizo sangre y quedo un tejido que se conserva hasta el día de hoy; en los años 60 la Conferencia Episcopal Italiana pidió que el profesor Oroardo hiciera la investigación y ha demostrado que es músculo del miocardio.

Para mi lo importante es que este resultado que he obtenido de las muestras de ambas hostias son similares a las muestras de la investigación de la ostia del siglo VIII.

A fines de agosto viajo a una ciudad de Korea donde existen ostias que están sangrando y espero obtener los mismos resultados.

Ricardo Castañón Gómez.
Para el que le interese la parroquia es:
Parroquia Santa María – Av. La Plata 286 – Ciudad de Buenos Aires.

PD: Soy un feligrés de la Parroquia Santa María y lector de Reina del Cielo. Los felicito por la sobriedad con que han hecho público que en mi Parroquia se relatan hechos extraordinarios ocurridos entre los años 1992 y 1996. Lo que quiero aclarar es que el folleto debe tener cierta antigüedad pues actualmente en Santa María hay Adoración Eucarística todos los días, en la Capilla inaugurada en el mes de agosto a la que se puede acceder desde el Templo. Comienza después de la Misa de 8 horas y culmina con la reserva del Santísimo a las 21hs. Es un esfuerzo de la comunidad, porque siempre hay algún adorador acompañando al Señor Los primeros viernes de cada mes, al concluir la Misa de las 19hs., se hace un rato de Adoración en el Templo, culminando con la Bendición con el Santísimo Sacramento. Por otro lado, el relato de los hechos extraordinarios no solo se hace el 4ª sábado de cada mes en la Parroquia a las 11 hs, sino que se ha agregado el 3º viernes del mes a las 20hs. Les agradecería que actualizaran esta información en su página, por si a alguien le interesa.